Home


El Gobierno salió en defensa de la ministra de Salud Carolina Corcho

El presidente Gustavo Petro se pronunció sobre el tema por primera vez. Alfiles del alto Gobierno respaldaron la reforma.

COLPRENSA

26 de septiembre de 2022 07:54 AM

Aunque todavía no existe ni siquiera un borrador de un proyecto de ley para reformar el sistema de salud en Colombia, la discusión está al rojo vivo en todo el país. Tanto así que el presidente Gustavo Petro tuvo que salir a respaldar a su ministra de Salud, Carolina Corcho.

Los fuertes cuestionamientos se han fundado en las declaraciones de la propia funcionaria sobre la posible eliminación de las EPS, a las cuales ha calificado como meras “intermediarias”. A esto se suma que manifestó su intención de recortar las proyecciones presupuestales para el aseguramiento del próximo año.

Mientras el Gobierno anterior había pedido aumentar la plata que va para las EPS en un 14,9%, Corcho sostiene que debe ser cercano al 12%.

Su argumento es que esas cuentas las hicieron las propias EPS y no son objetivas.

Esta postura ha despertado molestia en múltiples sectores. Una de las críticas más recientes fue la que le lanzó el exvicepresidente Germán Vargas Lleras en una columna publicada en el diario El Tiempo.

“Por este camino las EPS recibirán menos recursos, se agravarán los problemas de cartera y, por supuesto, se afectará a los usuarios y al personal médico”, vaticinó Vargas Lleras.

El también exministro dijo que si las cosas siguen como van, se crearán nuevas barreras de atención, sobre todo para los afiliados al régimen subsidiado. Es decir, la población más pobre del país.

El Gobierno cerró filas

Ante los cuestionamientos, varios alfiles del Gobierno nacional salieron a brindarle su respaldo a Corcho. Mauricio Lizcano, el director del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre), le dio un voto de confianza a la funcionaria a través de varias declaraciones públicas.

“Ministra Carolina Corcho, su propuesta, como lo sabemos, no es un salto al vacío, es un proceso responsable de mejoramiento del sistema. Más giros directos, menos intermediación financiera”, señaló Lizcano.

Aseguró que los cambios pueden despertar “pánico” en todos aquellos que han obtenido beneficios del status quo. Pero hizo un llamado a la calma, pues dijo que la propuesta aún se está cocinando. “No hay decisiones tomadas, ni articulado”, anotó.

En efecto, el Ministerio de Salud emitió un comunicado en el que señalaba que el borrador de la reforma a la salud se conocería entre octubre y noviembre de este año. Este diario conoció que los planes apuntan a radicarla en el Congreso en marzo próximo.

No empezó a rodar en el Legislativo durante este primer período del Congreso porque las fuerzas de Gobierno están concentradas en que pase la reforma tributaria, otra de sus grandes apuestas.

Pese a todo, Mauricio Lizcano dijo que el Gobierno debe estar listo para dar el debate sobre las EPS.

Agregó que son pocas las que cumplen con sus funciones y dijo que algunas son “intermediarias financieras”.

La coyuntura mostró que Corcho, además, tiene varios aliados fuertes dentro del Congreso, que será el responsable de tramitar la reforma a la salud. De hecho, el presidente de la Cámara de Representantes, David Racero, defendió la posibilidad de que haya un revolcón dentro del sistema.

El legislador del Pacto Histórico dijo que no es cierto que la propuesta del Gobierno sea regresar al viejo sistema del Seguro Social, que funcionaba antes de que entrara en vigencia el nuevo modelo de atención en salud.

“El nuevo sistema recogerá toda la experiencia de más de 50 años de intentos fallidos. Pero garantizaremos salud como derecho y será más eficiente y cero corrupto”, advirtió Racero.

Petro sentó su posición

La discusión también hizo que el presidente Petro se refiriera al tema por primera vez desde que empezó su mandato.

“Pánico en la salud es tener la peor tasa de mortalidad materna de la Ocde y casi duplicar la tasa de mortalidad infantil en el último año”, escribió el mandatario a través de su cuenta de Twitter.

¿Las cifras son tan críticas como las plantea el primer mandatario? Se trata de afirmaciones que tienen matices. Es cierto que hasta 2019, y en comparación con los países de la Ocde, Colombia tenía las cifras más altas de mortalidad materna –las madres que mueren durante el embarazo y poco después de dar a luz–.

No obstante, la comparación debe ponerse en contexto, pues la mayoría de los estados en ese grupo tienen buenos niveles de ingreso. Pero si se compara con el promedio de países de mediano ingreso, las cifras de Colombia son más bajas.

Ahora bien, la afirmación de que la mortalidad infantil se duplicó en el último año no es precisa. El Instituto Nacional de Salud (INS) recoge un indicador llamado “mortalidad en menores de cinco años”. Según el reporte más reciente –hasta julio de este año–, este fenómeno creció 32,7 % desde 2021. Los casos subieron, pero no se duplicaron.

A su vez, el INS ha reiterado que los datos de salud pública que se recolectaron entre 2020 y 2021 están afectados por la pandemia de COVID-19. Hubo subregistros en varios indicadores y, por ello, no se pueden comparar con lo acontecido en 2022

  NOTICIAS RECOMENDADAS