Madame estaría induciendo a la prostitución desde la cárcel

27 de noviembre de 2018 12:00 AM
Madame estaría induciendo a la prostitución desde la cárcel
La audiencia empezó ayer, a las 11: 15 a. m., y terminó a las 3:15 p. m. //Luis aparicio- el universal

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A la cárcel fueron enviados tres de los cuatro familiares de Liliana Campos Puello, alias la Madame, que fueron capturados por la Fiscalía el fin de semana pasado por supuestamente pertenecer a una red de explotación sexual que opera desde Cartagena y se extiende a diferentes países, la cual sería liderada por la mujer, de 47 años, que hoy está recluida en la cárcel de San Diego.

Así lo determinó ayer en audiencia de medida de aseguramiento el Juez Décimo Segundo Penal Municipal con funciones de Control de Garantías, José Luis Sepúlveda, quien decidió que Gustavo Ruiz, marido de la Madame y a quien le imputaron los delitos de concierto para delinquir e inducción a la prostitución; Carlos Campo, su padre e imputado por trata de personas y concierto para delinquir; y Fabio Castro Puello, un primo e imputado por trata de personas, inducción a la prostitución y concierto para delinquir. El juez indicó que representan un peligro para la sociedad, por lo que debían estar privados de la libertad en un centro carcelario.

Esto se da gracias las pruebas aportadas por la Fiscalía tras la puesta en marcha de la operación Vesta II, en la que expusieron entrevistas con testigos claves, audios y conversaciones comprometedoras de estas personas.

Respecto al compañero sentimental de Campos Puello, y diferente a lo sustentado por su defensa, el hombre habría incurrido en el delito de inducción a la prostitución porque además de, presuntamente, expender licor y drogas en las llamadas “pool party” organizadas por la Madame, se habría encargado de tomar las riendas del negocio junto a un primo de ella de nacionalidad estadounidense, que fue identificado con George, y alias Karen, pareja de este último.

Dentro de las pruebas contra Gustavo Ruiz está la entrevista de una mujer llamada Andrea Gallego, quien lo ubicó en todos los lugares donde se hicieron estos eventos sexuales. Además, la testigo resaltó que él era consciente de su actuar.

Gallego, quien hizo parte del círculo de Campos Puello, contó dentro de sus experiencias que un día, tras finalizar una fiesta en yate, un asiático le entregó de propina 146 dólares, pero la Madame le quitó el dinero y se lo entregó a Gustavo Ruiz, hecho que demostraría que el hombre estaría involucrado con la red de explotación sexual.

Por otro lado, un testigo protegido también ubicó a Gustavo Ruiz en cada uno de los eventos, ya que era, según la Fiscalía, quien supervisaba el comportamiento de las mujeres, de que ningún cliente se sobrepasara y de que hubiese siempre licor y drogas. La fuente precisó que estas fiestas se realizaron en casas en la plaza Fernández Madrid, en la calle de El Tejadillo y otros sectores del Centro Histórico.

Respecto al delito de concierto para delinquir, el juez expresó que se configura porque los comportamientos de Ruiz se realizaron en repetidas ocasiones.

Enlace internacional

Las pruebas en contra de Fabio Castro Puello, primo de la Madame, fueron más contundentes.

El togado dijo que incurrió en trata de personas porque se encargó de comprar tiquetes aéreos hacia las Bahamas y Miami para que las mujeres de la Madame fueran a estos destinos a ofrecer sus servicios sexuales. La Fiscalía sustentó esto con grabaciones aportadas por una importante cadena en la que Castro Puello adquirió siete tiquetes a través de su tarjeta de crédito. En los audios se expuso al hombre, que preguntó por detalles de los vuelos, como lo son las conexiones. Otra prueba sólida fue que la agencia Homeland Security de Estados Unidos, a través de un oficio del 17 de julio de 2018, manifestó que lo tiene fichado junto a la Madame como cabecillas de una organización de trata de blancas.

El juez destacó que Castro Puello figuró como arrendatario de lugares en los que se realizaron alguno de los eventos sexuales y que tenía conocimiento de esto, por lo que incurrió en el delito de inducción a la prostitución.

Al igual que el esposo de la Madame, se les imputó concierto para delinquir porque todos estos comportamientos se realizaron más de una vez.

El padre y sobrino

En el caso de Carlos Campos, de 75 años y padre de la Madame, el juez argumentó que recayó en el delito de trata de personas porque era el encargado de estar pendiente si le faltaban elementos de aseo a las mujeres que conformaban la red de Liliana Campos y que vivían en las populares casa Crespo y Casa Manga. Por otro lado, el hombre mantenía alejados a los clientes que pudieran causar molestias. Como estos actos fueron repetidos con frecuencia y permanencia en el tiempo, Campos también incurrió en el delito de concierto para delinquir.

Respecto a Omar Robles, sobrino de la Madame, el Juez no encontró evidencia de la comisión de delitos que eran imputados por la Fiscalía 23 delegada de Bogotá que lleva el caso.

Tras finalizada la audiencia, la defensa de las partes apeló el fallo y será un juez de control de garantías quien determine en segunda instancia si se mantienen o no las medidas de aseguramiento. Las indagaciones de la Fiscalía dejan ver que la Madame estaría induciendo a la prostitución desde la cárcel.

Con celulares

Dentro de las revelaciones del juez está que Liliana Campos, alias la Madame, continuaría induciendo a la prostitución desde la cárcel, por lo que fueron interceptadas dos líneas telefónicas que tiene dentro del penal.

El togado enfatizó que estas personas conforman una estructura de delincuencia organizada con división de trabajo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Home

DE INTERÉS