Home


¿Sabías que exceso de dietas es perjudicial para la salud?

El afán por lograr el peso y las medidas soñadas, lleva a una práctica desmedida de programas alimenticios que resultan nocivos.

REVISTA VIERNES

01 de marzo de 2024 12:00 AM

El actual boom de las dietas se caracteriza por la difusión de modas alimentarias respaldadas por figuras influyentes en redes sociales. Estas tendencias prometen resultados rápidos y “fórmulas mágicas” en la pérdida de peso y ganan adeptos por la aparente facilidad con la que se logran objetivos.

Sin embargo, en esta dinámica de seguir modas alimentarias sin una base médica consistente, la salud se pone en riesgo. De acuerdo con la doctora Hazel García, nutricionista de los Centros Médicos Colmédica, es común que estas dietas tienden a subestimar la asesoría de un profesional de la salud, lo que termina causando consecuencias como deficiencias nutricionales, desequilibrios en los niveles de energía y problemas metabólicos.

Modas alimentarias, un riesgo

De acuerdo con la especialista, “la importancia de lo que ingerimos va más allá de simplemente controlar el peso en la báscula. En la actualidad, se observa un creciente interés de las personas por monitorear su alimentación y adherirse a diversas dietas con objetivos variados, que van desde dejar de fumar hasta acelerar el bronceado o combatir los signos de la edad.

Es de aclarar que las “dietas milagro” que prometen drásticas pérdidas de peso, atentan contra la salud en general.

Esta tendencia ha alcanzado niveles desmedidos, especialmente con la proliferación de las llamadas «dietas milagro» que prometen resultados extraordinarios, como perder 10 kilos en un mes o lograr una drástica reducción de peso en menos de 8 días, un error en el que no se debe caer”. (Lea aquí: Gastritis: alerta ante uno de los trastornos más comunes de la población)

La omisión por conocer los riesgos que para la salud pueden tener este tipo de dietas se presenta debido al afán de alcanzar metas rápidas y sin la necesaria disciplina o sacrificios. Las personas a menudo se embarcan en prácticas dietéticas sin tener en cuenta los riesgos asociados, cuando se debe tener claro que siempre la salud debe ser la prioridad en cualquiera de los casos.

Dietas en tendencias

La doctora García explica que entre las dietas en tendencia han capturado la atención de las personas, en ninguna de ellas reemplaza la asesoría de un profesional de la salud especializado en nutrición, se encuentran:

Dieta Keto: se trata de una ingesta elevada de grasas y una restricción significativa de carbohidratos, tiene como objetivo inducir la cetosis, donde el cuerpo quema grasas para obtener energía en lugar de carbohidratos. Esta dieta ha ganado popularidad por sus presuntos beneficios para la pérdida de peso y la salud metabólica.

Ayuno intermitente: es una dieta que implica alternar períodos de alimentación con períodos de ayuno, con el propósito de presuntamente mejorar la salud metabólica y favorecer la pérdida de peso.

Dieta mediterránea: inspirada en los patrones alimentarios tradicionales de las regiones mediterráneas, esta dieta se centra en alimentos como frutas, verduras, aceite de oliva, pescado y cereales integrales.

Dieta vegana: excluye todos los alimentos de origen animal, centrándose en los de origen vegetal. Además, este tipo de alimentación tiene un propósito en el que se fusionan los beneficios para la salud y la reducción del impacto ambiental.

Solo frutas y verduras: esta dieta se enfoca exclusivamente en el consumo de frutas y verduras, eliminando otros grupos alimenticios.

Cero carbohidratos: una dieta que elimina completamente los carbohidratos. Busca forzar al cuerpo a quemar grasas para obtener energía.

The Diet High in Protein: se trata de una dieta alta en proteínas para favorecer la saciedad, el desarrollo muscular y la pérdida de grasa.

Aunque algunas pueden ofrecer beneficios, es fundamental abordar cualquier cambio en la dieta con una comprensión informada y siempre como lo resalta la doctora García bajo la orientación y seguimiento de un nutricionista.

De acuerdo con la doctora, en el auge de las modas alimentarias, es esencial reconocer los riesgos asociados con estas tendencias, entre las que se incluyen:

– Una larga lista de enfermedades asociadas: la adopción desmedida de dietas extremas, como la eliminación de gluten, lactosa o carbohidratos, puede conllevar deficiencias nutricionales y desequilibrios que aumentan el riesgo de desarrollar diversas enfermedades.

– Deterioro de la memoria: ciertas dietas pueden afectar negativamente la función cognitiva, contribuyendo al deterioro de la memoria y otros aspectos relacionados con la salud mental.

– Bajo rendimiento deportivo: la exclusión de grupos alimenticios clave puede privar al cuerpo de la energía y los nutrientes necesarios para el ejercicio, lo que podría resultar en un rendimiento deportivo disminuido.

– Insomnio: los patrones alimentarios desequilibrados pueden afectar negativamente la calidad del sueño, contribuyendo al insomnio y a problemas relacionados con el descanso nocturno.

– Problemas digestivos: la eliminación de ciertos alimentos puede dar lugar a trastornos gastrointestinales, incluyendo molestias, hinchazón y dificultades en la absorción de nutrientes, afectando la salud digestiva.

Ten en cuenta que, como enfatiza la doctora, “no hay dietas milagrosas. No es sano para nadie bajar entre 3-4 kilos al mes o entre 0.5 kg y 1 kilo a la semana. Existen muchos factores en los que no solo la alimentación puede estar llevando a la persona a pesar más, lo que reafirma la necesidad de un enfoque que abarque hábitos de vida y salud mental”.

Recomendaciones

Adoptar una alimentación saludable es esencial para mantener un bienestar óptimo. Por lo tanto, la doctora Hazel García nos brinda algunas recomendaciones clave que pueden guiar a una dieta equilibrada:

– Consume alimentos variados y nutritivos diariamente: asegúrate de incluir una amplia variedad de alimentos para garantizar una ingesta equilibrada de nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales y proteínas.

– Disminuye el consumo de grasas saturadas y evita las comidas rápidas: reduce la ingesta de grasas saturadas y evite las comidas rápidas, optando por fuentes más saludables de grasas, como aceites vegetales, aguacates y frutos secos.

– Aumenta el consumo de frutas y verduras: incrementa la presencia de frutas y verduras en tu dieta, ya que son ricas en vitaminas, antioxidantes y fibra, contribuyendo a la salud cardiovascular y digestiva.

– Evita el consumo de bebidas azucaradas: reduce o elimina el consumo de bebidas azucaradas, optando por alternativas más saludables como agua, té sin azúcar o infusiones.

– Limita el consumo de sal en la alimentación: para mantener la presión arterial en niveles saludables, prefiriendo hierbas y especias para sazonar en lugar de sal en exceso.

– Toma medidas para el manejo y conservación de los alimentos: practica técnicas seguras de manipulación y almacenamiento de alimentos para prevenir enfermedades y garantizar productos siempre frescos.

– Realiza actividad física: combina una alimentación saludable con la práctica regular de actividad física para promover la salud cardiovascular, fortalecer los músculos y mantener un peso adecuado.

En definitiva, en medio del boom de las dietas, es esencial abordar las modas alimentarias con precaución y optar por enfoques nutricionales sustentados médicamente y siempre bajo la orientación profesional para mantener el bienestar. Ten en cuenta que, adoptar una perspectiva consciente y equilibrada hacia la alimentación, es la base para una vida saludable, donde la nutrición se convierte en un aliado esencial en la búsqueda de un estilo de vida saludable.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS