Lab Protec


Personal de Parques Nacionales salió de Playa Blanca por amenazas.-

Las construcciones ilegales, el daño a los ecosistemas, la excesiva llegada de turistas y la generación de residuos están sepultando a Playa Blanca.

Aunque los controles no se hacen de manera diaria, cuando las autoridades logran realizarlos se encuentran con detractores que dificultan la labor de poner en orden ese paraíso.

Según información suministrada por Parques Nacionales Naturales, el personal de la institución debieron salir del balneario para proteger su integridad, ya que estaban siendo víctimas de amenazas por cumplir con su labor. El hecho puntual ocurrió en Semana Santa cuando fueron agredidos verbalmente y amenazados por el cierre de la playa debido a que había alcanzado su capacidad de carga.

“Ellos tienen su sueldo y se los pagan completo; nosotros vivimos es de esto, cómo vamos a aceptar de que ellos vengan a cerrar, o nos solucionan o les pegamos. Los nativos somos nosotros, ellos no”, se escucha en uno de los videos.

La teniente de navío Stephenie Pauwels, jefa del Parque Nacional Natural Los Corales del Rosario y de San Bernardo, dijo que “desafortunadamente prestadores de servicios respondieron de una manera muy agresiva hacia el personal que portaba la camiseta de Parques Nacionales”. Aunque hizo la salvedad de que actualmente en la playa trabajan tanto nativos como foráneos.

“Playa Blanca no se mide por si las mesas están llenas o no, se mide por un número que se estableció en el estudio técnico de capacidad de carga, el cual dice que de acuerdo a la disponibilidad de la playa en infraestructura y otros elementos se puede determinar que tantas personas deberían estar en el sector sin generar una presión negativa sobre los ecosistemas que allí se encuentran”, dijo.

El mal trato hacia el personal de parques se ha dado en reiterativos casos. El 19 de marzo de 2018, varios trabajadores fueron agredidos por realizar las labores de prevención, vigilancia y control, con un grupo de prestadores de servicio de motos acuáticas no autorizados.

Posteriormente, el 5 de julio de 2018 la sede de la entidad ubicada en Isla Múcura fue destruida, y de igual manera, personal del PNN Los Corales del Rosario fue agredido por realizar operativos para controlar la comisión de delitos ambientales en la Isla Tintipán, donde un grupo de personas talaba árboles, rellenaba un terreno y construía una estructura ilegalmente.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS