Los errores que nos impiden dormir bien

25 de marzo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Dar vueltas en la cama, suspirar, entrar a YouTube, pararse a ver qué hay en la nevera... hay tantos errores que se cometen al ir a dormir, que podríamos hacer una larga lista.

El sueño está definido como un fenómeno complejo resultante de la interacción entre el funcionamiento del sistema neuroendocrino, los relojes biológicos y procesos bioquímicos. En él influyen aspectos ambientales, culturales y hasta sociales. Si usted es de lo que se queda despierto hasta la una de la mañana frente al computador, debe saber que el cerebro puede creer que “aún es de día”, lo que es contraproducente.

Hay un concepto supremamente importante y es la higiene de sueño, lo que se refiere a una serie de actividades que tienen como objetivo principal generar una cultura para irse a la cama. En palabras del experto Rafael Lobelo García, médico especialista en trastornos del sueño adscrito a Colsanitas, “a la gente se le ha olvidado que la noche es para dormir”.

“Dormir es una necesidad de nuestro organismo. Le sirve para repararse durante la noche. Debe haber un horario estricto, lo más digno de cumplimiento posible, para el inicio y la finalización del sueño”, recomienda el doctor.

Consejos para dormir mejor

- Dormir antes de las 12 A. M.: según el doctor Rafael Lobelo, una persona adulta nunca debe dormir después de la media noche. Lo ideal es que la persona se duerma alrededor de las 10:30 P. M. y que se despierte a las 5:30 A. M. Esto quiere decir que un adulto sano debe dormir en promedio siete horas al día, pero el rango para poder tener un buen sueño se reduce hasta las 6 horas como mínimo.

“Si siempre ha dormido en promedio tres o cuatro horas al día, en la vejez va a ser muy difícil para usted dormir las estrictas siete horas, así que es importante que desde joven usted tenga hábitos buenos de sueño”, dice. También explica que los jóvenes deben tener en promedio de nueve a diez horas de sueño continuo, y que, cuando se es menor, debe ampliarse el horario. Los bebés de un año, por ejemplo, en promedio duermen unas 12 a 16 horas; un niño de cinco años, de 10 a 13 horas; uno de seis a 12 años, de nueve a 12 horas.

-Cuide su alimentación antes de irse a la cama: la actividad corporal debe estar acorde al ciclo circadiano (que organiza nuestra conducta en el tiempo y sincroniza internamente la regulación de muchos procesos biológicos). Durante el día, el cerebro tiene mucha capacidad de respuesta a las exigencias que se le pongan, pero en la noche este órgano quiere reparación, recuperación.

El doctor Lobelo dice que la alimentación debe ser buena durante el día, pero en la noche debe ser lo más sencilla posible. “Tenga un buen desayuno, un buen almuerzo, pero en la noche la alimentación debe ser baja, con la menor cantidad de proteína posible, porque se espera que el metabolismo sea más lento”, afirma.

Las personas que comen mucho más durante la noche que durante el día tienen mayor riesgo de obesidad, hipertensión, diabetes y problemas de tipo cardiovascular.

-El ejercicio debe hacerse tres horas antes de acostarse: otro de los consejos que da el experto hace referencia a una costumbre que toma bastante fuerza: hacer ejercicio “para irse cansados a la cama”.

“En realidad, el ejercicio en la noche no es una buena idea, porque genera hiperactividad, activa el organismo, e interfiere con el sueño. Si tiene que hacer ejercicio en la tarde o en la noche, debe hacerlo tres horas antes de irse a dormir”, aclara Lobelo. Así, si usted se va a dormir a las 10 P. M., a las 7 A. M. debería haber terminado su rutina.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS