El día que un ‘Tigre’ rugió en el estadio Arena de Kazán


CARLOS CABALLERO

Lun, 06/25/2018 - 18:43


37 mil gargantas en Kazán (Rusia) cantaron el gol de Radamel Falcao, en un momento sublime en el que Colombia mandó a casa a Polonia, con un 3-0 categórico que pone a soñar con el cupo a octavos de final en el Mundial de Rusia.  

El reloj marcaba el minuto 70 cuando Colombia necesitaba asegurar el juego, ganaba 1-0, pero aún faltaba tela por cortar. Aunque al parecer se tenía todo controlado el consumo de uñas crecía en el estadio Kazán Arena. 

Entonces apareció el gol más esperado, ese que le llegó a lo más  profundo del alma a  50 millones de colombianos.  ‘El Tigre’ rugió en un Mundial, algo que había soñado desde muy niño y que ese 24 de junio de 2018 se hacía realidad y cuando Colombia más lo necesitaba. 

Juan Fernando Quintero le filtró el pase a Falcao, quien le ganó la posición al defensa, encaró, levantó la vista, la pensó y cacheteó el balón con un gran gesto técnico con pierna derecha para el 2-0, en el gol que le dio la tranquilidad al equipo para manejar los minutos siguientes. 

Radamel, quien emprendió carrera hacia el tiro de esquina, gritó el gol mirando hacia el cielo, dándole gracias a Dios por permitirle vivir este momento. Todos llegaron a felicitarlo,    a darle un  abrazo que tenía un significado: gracias por tanto Falcao. 

Luego de terminar con el festejo, ‘El Tigre’ siguió arrodillado en la grama y con sus dedos señaló hacia lo más alto, en una imagen realmente significativa para un jugador que  construyó su carrera con base a la fe en el Todopoderoso. 

Fue  su gol número 30 en 73 encuentros con Colombia. Y ese gol de verdad hizo que la felicidad fuera completa para la tricolor.
Luego de cuatro años de trabajo, de luchas, de sacrificios, de esfuerzos y una disciplina única de personas con su talante, Radamel marcó el gol más especial en su carrera.  

“He esperado este momento desde hace muchísimo tiempo y estoy feliz, agradecido con Dios por este regalo y me doy cuenta que toda Colombia estaba esperando este momento, animándome, levantándome, estoy agradecido con todo el pueblo colombiano que ha sido incondicional conmigo”, aseguró el 9 y capitán de Colombia, en la zona mixta al momento de terminar el compromiso.

Sus ojos reflejaban un brillo especial, el tono de su voz era fuerte, muy fuerte, como queriendo dejar salir al exterior algo que llevaba muy adentro de su ser. “El gol fue mejor de lo que lo soñé, es un sueño en el que la realidad supera toda la expectativa”, agregó.  

Falcao dijo tener la radiografía exacta del debut, nadie le preguntó por eso, pero él quiso entregar una respuesta. “Lo de Japón fue duro, pero atípico, porque jugar todo el partido con un hombre menos es muy difícil sacar un análisis concreto del equipo, creo que lo que se hizo fue muy bueno y nos daba esperanzas para este partido, que con 11 podíamos responder mejor”.

La victoria es un bálsamo para Colombia y él lo sabe. “Ganamos muy bien, con personalidad, con categoría, inteligencia en el momento de tener la pelota, se manejó muy bien el partido”. 

Al preguntársele por Senegal, Falcao manda un mensaje claro.“Es otra final, la última en esta fase de grupos y como dije contra Polonia, son ellos o somos nosotros, hay que afrontarlo de esa manera”.

Terminó la entrevista, se dirigió raudo al bus que lo llevaba, junto a sus compañeros,  directo a la concentración en un hotel, situado a las afueras de Kazán. 

‘El Tigre’ sabe que la historia en el Mundial aún no acaba y que debe seguir luchando para darle más alegrías a los colombianos. Sus goles son la mayor recompensa a un tremendo profesional que se ha convertido en el ídolo de Todo un país. 

TEMAS