La fiesta cartagenera

Hinchas en Cartagena

Cartageneros vivieron una fiesta con el partido de la Selección Colombia.


ANDRÉS FRÍAS UTRIA

Dom, 06/24/2018 - 18:49


Ayer fue un domingo especial en Cartagena. Amaneció nublado, se festejaba, como decían algunos folclóricamente, la segunda vuelta del Día del Padre.

A eso de las 12:30 del medio día las calles estaban solas. La gran mayoría de los cartageneros estaban en los estaderos, centros comerciales, tiendas y casas esperando el tan anhelado partido de Colombia ante Polonia, en la segunda jornada del grupo H del Mundial de Fútbol de Rusia.

Se notaba una felicidad infinita, había positivismo. Esa pasión de la Selección emociona. Todos con sus camisetas amarillas y azul esperaban ansiosamente el pitazo inicial.

“Hoy ganamos nojoda”, decía Miguel Pérez, mientras chiflaba para que le trajeran otra light. Y la fiesta se hizo más evidente cuando el espigado Yerry Mina, ante opase de James, le quitó con la cabeza el balón al arquero polaco para anidarlo en la red, con el primer gol de Colombia. “Gooool” se escuchó al unísono. Todos se abrazaban, era una alegría contagiante.

Colombia acorraló a Polonia y el equipo con su fútbol enamoraba a los cartageneros. Seguramente vendrían más goles. Y así fue.

Quinterito, James y Cuadrado se jalaron un partidazo. Y precisamente, Quinterito se la dio como con la mano a Falcao para el segundo y luego James hizo lo propio para que Cuadrado anotara el tercero paras sellar ese triunfazo histórico, que se gozaron los cartageneros.

En el barrio La Candelaria, donde nació Wílmar Barrios también se vivió una fiesta inolvidable. Ahí estaba su hijo echando la casta en la media cancha para ser partícipe de la historia de un partido, que se necesitaba ganar y se ganó con goles y fútbol.

“Bendito equipo que nos pones a llorar de la felicidad. Hoy (ayer) fue diferente, no sufrimos y se ganó bien”, dijo Amaury Ortiz, desde el barrio Paseo Bolívar.

Pedro Babilonia, en Crisanto Luque, dijo que “Pékerman acertó con este equipo, que tuvo aptitud y goles”.