Colombia se fue del Mundial mereciendo más

Selección Colombia

La Selección Colombia tras caer en penales ante Inglaterra. // EFE


CARLOS CABALLERO

Mar, 07/03/2018 - 20:11


Esta generación mereció más en la Copa Mundo de Rusia, pero la realidad fue que ayer Colombia quedó eliminado tras empatar 1-1 ante Inglaterra y luego perder la posibilidad de avanzar a cuartos por la vía de los penales.

¿Tristeza colectiva?: sí. Quedó la sensación de que Colombia le pudo ganar a Inglaterra en el terreno de juego, en uno de los partidos más emocionantes de esta cita mundialista.

Yerry Mina otra vez fue la gran figura al anotar su tercer tanto de Colombia y, además, por el excelente comportamiento defensivo, pues en el fondo el de Guachené estuvo colosal.

Finalmente no jugó James Rodríguez (por lesión) y si bien los jugadores se brindaron al máximo e hicieron todo en la cancha, al equipo le faltó brújala, extrañó a su 10.

El análisis

Si lo que quería José Pékerman era controlar el juego de Inglaterra, hacerse fuerte atrás para luego pasar rápido de defensa a ataque y hacerle daño al rival entonces su plan le funcionó a medias.

Lo primero sí se hizo, aunque con algunos inconvenientes. Colombia mostró personalidad, estuvo corto entre líneas, evitando darle espacios al rival y, además, fue agresivo en la marca.

A los jugadores de la tricolor se les vio concentrados y cumplieron con el plan de defender las veces que Inglaterra intentó arrimarse.

Pero en el momento de salir jugando a Colombia le costaba mucho profundizar porque Juan Fernando Quintero no tenía un socio en el medio. A Juan Guillermo Cuadrado se le vio jugando más de media punta, casi de atacante, por lo que poco se le arrimaba al volante ofensivo paisa para intentar generar juego.

La línea de tres (Barrios, Sánchez y Lerma) poco ayudaba a construir juego. Colombia se jugaba la vida en el Mundial y para esto no bastaba con intentar destruir la elaboración de juego del contrario sino atacar y hacerlo bien, algo que la tricolor no hizo de buena forma en la primera mitad, en la que dos remates de Quintero se convirtieron en los únicos asomos de Colombia en el pórtico del contrario.

Los ingleses intentaron imponer un juego rudo, de mucha fortaleza y en varias ocasiones lo lograron metiendo en aprietos a Colombia, sobre todo en el juego aéreo. Lerma no apoyaba a Mojica por el costado izquierdo y Pékerman hizo cambio posicional por Carlos Sánchez.

El penal de Sánchez

La estrategia a utilizar en el complemento sería clave para evitar irnos del Mundial. Se debía mantener la marca, pero imprimer más velocidad en el ataque porque los ingleses son altos y pesados y de seguro que si se le intentaba hacerle daño por un costado atacando con un jugador rápido podría haber una sorpresa favorable.

A los 52 minutos, una acción de Carlos Sánchez sobre Kane terminó en penal. El mismo afectado cobró y adentro para el 1-0.

Había que mantener la tranquilidad para poder encontrar la paridad, pero el desespero se apoderó de los jugadores. El mazazo fue tal que solo hasta el minuto 75, Colombia se arrimó al arco de Inglaterra.

El golazo de Mina

La tricolor le metió ganas y corazón en los minutos restantes e hizo lo que para muchos a esa altura del juego era un imposible. Al minuto 93, tras un tiro de esquina, Cuadrado levantó un centro de forma perfecta y Yerry Mina se levantó para de cabeza cantar el gol más emocionante de Colombia en este Mundial.

El poder anímico que dio ese gol a Colombia fue inmenso. El juego se fue a alargue, vendrían 30 minutos más y a la tricolor se le veía más entera, con más posibilidades de ganar en ese tiempo extra. Inglaterra estaba fundido, literalmente caminaba la cancha y cómo podía defendía ese empate.

Se suponía que Inglaterra llegaba más descansado, pues le dio descanso a varias de sus piezas en la última fecha, mientras que Colombia tenía más desgaste porque sus jugadoress habían sumado muchos minutos en un mundial en el que los tiempos de recuperación para el jugador son demasiado cortos.

La suerte de los penales

Pero ese gol de Mina, en ese momento, envió una recarga física a los jugadores de la tricolor, que en la cancha mostraron enjundia, amor por la camiseta, compromiso y nunca se ahorarron nada.

No se pudo en la cancha, la suerte de los penales definiría todo y aquí no nos fue bien. Ospina hizo lo suyo, atajó un penal a Henderson, pero Mateus Uribe y Carlos Bacca dilapidaron para que Inglaterra avanzara a cuartos y Colombia se despidiera con las botas puestas y la frente en alto.

 

Así los vimos

 

David Ospina: Inmenso en el pórtico. Atajó un penal. 8.

Santiago Arias: Excelente juego defensivo. 7.

Yerry Mina: El mejor del partido, por el gol y el gran trabajo defensivo. 9.5.

Dávinson Sánchez: El complemento ideal de Mina, gran juego. 8.

Johan Mojica: El más flojo, se le abona la lucha permanente. 6.

Carlos Sánchez: Cometió el penal, fue líder en el medio. 6.

Wilmar Barrios: Partizado del cartagenero. Lucha y corazón. 8.

Jefferson Lerma: El más discreto de todos. 5.

Juan Guillermo Cuadrado: Levantó en el segundo tiempo. 8.

Juan Fernando Quintero: Chispazos de buen fútbol, no tuvo socio. 7.

Radamel Falcao: Las luchó y corrió todas como siempre. 7.5.

Carlos Bacca: Le dio movilidad al equipo, pero erró el penal. 6.

Mateus Uribe: Otro que aportó mucho cuando entró, pero falló el penal. 6.

Cristian Zapata: Actuó pocos minutos (sin calificación).