Jugó el Mundial, pero horas antes su padre había sido secuestrado

Obi Mikel

Mikel jugó ante Argentina sin contarle a su entrenador lo que sucedía con su padre. // EFE


El Universal

Mar, 07/03/2018 - 12:00


El futbolista nigeriano contó que recibió una llamada cuando viajaba en el autobús de su selección hacia el estadio de San Petesburgo el martes de la semana pasada y le advirtieron: "Si dices algo (a las autoridades o se enteraba alguien más), matamos a tu padre".

Todo esto sucedía cuatros horas antes de que empezara el partido ante la Selección Argentina. Mikel reveló al diario inglés "The Guardian" que su padre ya fue liberado.

Nigeria se jugaba seguir con vida en el Mundial de Rusia 2018, mientras la vida del padre de Obi Mikel también estaba en juego, cuenta el futbolista Tianjin TEDA de China que: "Jugué mientras mi padre estaba en manos de unos bandidos. Estaba confundido. Estaba emocionalmente angustiado y tuve que tomar una decisión sobre si estaba mentalmente listo para jugar. No sabía qué hacer pero, al final, supe que no podía dejar 'tirados' a 180 millones de nigerianos. Tuve que apartarlo de mi cabeza e ir a representar a mi país primero".

Por suerte para Mikel la historia finalizó con un final feliz por el lado de su padre, quien fue liberado este lunes y se encuentra recibiendo atención médica producto de la tortura que recibió por parte de los secuestradores.

El padre de Obi Mikel había sido secuestrado también en el año 2011, cuando el futbolista se encontraba en Londres jugando para el Chelsea.