"Una serie de lesiones desafortunadas"

Frank Fabra disputa balón ante Brasil. Eliminatorias Rusia 2018. Barranquilla.

Frank Fabra se suma a los jugadores de las listas oficiales que se perderán el Mundial de Rusia. // EFE Nicolas Aguilera.


Manuel Fernando Herrera Figueroa

Sáb, 06/09/2018 - 09:19


Luego de que el 4 de junio todas las selecciones terminaran de enviar a la organización sus listas de 23 jugadores, a menos de una semana del inicio de la Copa del Mundo Rusia 2018 ya son tres los jugadores que se han tenido que bajar del sueño mundialista, y se suman a otros como Dani Alves de Brasil y Sergio Romero de Argentina.

La última víctima de este destino cruel, fue el lateral de Boca Juniors, Frank Fabra, quien sufrió una rotura de ligamentos y tendrá que ver el Mundial desde su casa. Lamentable noticia para la selección nacional y para el jugador que no sólo se pierde el evento más importante del mundo, sino que pospone una salida segura hacia Europa que ya se venía cocinando.

El polaco Kamil Glik, compañero de Falcao en el Mónaco, fue la primera víctima de esta desafortunada racha con una lesión en el hombro. Luego, durante un partido amistoso que la selección de Panamá jugó ante Noruega, el volante Alberto Quintero se fracturó el segundo metatarsiano del pie derecho.

Antes de Fabra, la selección de Argentina continuó sumando dramas cuando el centrocampista del West Ham, Manuel Lanzini, se rompió tambíen el ligamento.

Es una época peligrosa y en la que los jugadores están propensos a cualquier tipo de lesiones. Han disputado una larga y apretada temporada con sus clubes y llegan a Rusia con sus cuerpos al límite. Recordemos que uno de los requisitos para jugar en el fútbol moderno es ser también un atleta, y como tales siempre se exponen y dejan todo en cada balón, pues la competencia es feroz y nunca quieres ceder su puesto en la cancha, incluso si eso implica arriesgar el bienestar propio.

En la historia de las Copas del Mundo se han dado casos de lesiones increibles que han privado a varios de jugar el torneo que nadie se quiere perder a tan sólo días de iniciar. Uno de los más curiosos fue el del portero de la selección de España, Santiago Cañizares, estrella del Valencia en esos momentos, quien brillaba en la Champions League de esa época y era títular indiscutido de los ibericos para el Mundial de Corea y Japón 2002. Por culpa de un perfume no sólo se quedó sin atajar en ese torneo, sino que además su puesto lo ocupó un tal Iker Casillas, quien nunca volvió a dejar la posición disponible. 

En la habitación del hotel donde se concentraban los españoles, un trozo de vidrio de un perfume que se quebró le produjo un corte en el tendón y de esa manera tuvo que decirle adios al Mundial y a la titular. 

Ya son cuatro los jugadores de las listas oficiales que se pierden el Mundial por lesiones. Triste noticia, pero que expone una realidad, la cual es que estos muchachos son seres humanos y no máquinas. Lo importante para ellos ahora es recuperarse bien física y anímicamente, para seguir creciendo porque el fútbol casi siempre te da revanchas.