.

Francia, primer semifinalista


Mbappé ante la garra charrúa


EFE

Jul 5 - 5:37 pm


Uruguay y Francia marcarán el pistoletazo de salida de los cuartos de final en un duelo marcado por el buen estado de forma de Kylian Mbappé, que pondrá a prueba al sistema defensivo de Uruguay, el mejor del Mundial, y a la posible ausencia de Edinson Cavani, el referente charrúa en ataque.

Argentina, con un sistema caótico, fue una pista de atletismo para Mbappé, que casi él solo acabó con el combinado de Jorge Sampaoli en octavos de final. Primero, en una carrera monumental de velocista con la que provocó el penalti que abrió el partido. Después, con dos goles que enterraron al cuadro albiceleste.

Pero en cuartos Mbappé quiere más. Está en el camino hacia la gloria y parece que nadie puede frenarle. Nadie excepto Uruguay, que sólo ha recibido un gol en cuatro partidos y presentará un sistema que no beneficiará en nada a la velocidad del jugador del París Saint-Germain.

El delantero francés tendrá que enfrentarse a un equipo sólido y rocoso que consigue desquiciar a sus rivales con partidos de brega en los que apenas dejan espacios que puedan atemorizar al portero Fernando Muslera. Sin duda, será un reto para Francia pasar a la siguiente ronda ante una selección muy incómoda.

Didier Deschamps sólo tendrá una baja, la del sancionado Blaise Matuidi. Su relevo tiene tres posibles nombres: Corentin Tolisso, Steven N'Zonzi y Thomas Lemar, aunque probablemente el técnico francés elija al primero.

La de Matuidi será la única ausencia de un equipo en el que sí estará Antoine Griezmann, que vivirá un partido especial por su relación con Uruguay. El jugador del Atlético es un amante de la cultura charrúa que le inculcó en la Real Sociedad su amigo Carlos Bueno. Después, en el cuadro rojiblanco, Diego Godín mantuvo el vínculo de Griezmann con el país sudamericano.

Ambos se verán las caras sobre el terreno de juego de Nizhny Novgorod y seguro que Godín no tendrá piedad de su amigo. Su compañero Luis Suárez, en unas declaraciones previas al choque, aparcó los piropos a un lado y declaró que Griezmann no es medio uruguayo. "Es francés", sentenció.

Con ese espíritu combativo de Suárez, Uruguay intentará volver a las semifinales que alcanzó por última vez en Sudáfrica 2010. Y, ya de paso, tener la opción de regresar a una final que no juega desde su Mundial en 1930. En el de Brasil 1950 no tuvo una final concreta. El partido decisivo, el Maracanazo, era el último de la segunda fase de grupos por el título.

Para soñar con el título, el "Maestro" Óscar Washington Tabárez repetirá la alineación que eliminó a Portugal con una excepción: la duda de Edinson Cavani, que se lesionó el gemelo izquierdo ante los lusos. Hasta el último instante no se sabrá si podrá jugar y su sustituto, si el delantero del París Saint-Germain no llega a tiempo, será Christian Stuani.

La de Cavani sería una ausencia muy importante para los hombres de Tabárez. El jugador charrúa fue clave en la eliminación de Portugal con dos golazos que acabaron con Cristiano Ronaldo.

Sin su figura en ataque, todos los focos de Uruguay se centrarán en Luis Suárez, el otro delantero que puede atemorizar a cualquier selección, incluida Francia, que presentará batalla ante la selección más combativa del Mundial.

 

Estas son las nóminas oficiales: 


Árbitro: Néstor Pitana (Argentina).
Estadio: Nizhny Novgorod Stadium.
 

Sin Cavani no hubo “punch” y Uruguay se despide en cuartos


Manuel Fernando Herrera Figueroa

Jul 6 - 11:51 am


Esta vez la garra y la lucha no fueron suficientes. En especial porque uno de los que más sudaron la camiseta celeste en esta Copa del Mundo, su goleador y emblema en Rusia, el delantero Edinson Cavani, no pudo ser parte del juego por una molestia física.

En la primera parte se vio un juego parejo, entre dos selecciones que luchaban por imponer su condición física sobre el otro. Ante los pocos espacios que quedaban disponibles para intentar producir algo en ataque, la búsqueda del error en la salida del rival y las pelotas quietas se manifestaban como las armas para utilizar en el partido por parte de los dos equipos.

Uruguay le cerraba las posibilidades a las hábiles estrellas francesas, pero cuando debía proponer, chocaba ante la muy buena defensa gala, acusando la ausencia de un goleador que pusiera en aprietos a la defensa, o que mediante un acto de genialidad individual fuera capaz de preocupar a Lloris.

Cerca del final de la primera parte, cuando ya se disponían a replantear las cosas en el camerino, una jugada a balón parado, una de las fortalezas “Charrúas”, fue bien aprovechada por Francia, gracias a un perfecto cabezazo de Varane que envió al descanso a los franceses con el triunfo y la posibilidad de asumir la segunda mitad con mayor tranquilidad y espacios en ataque.

Para el arranque de la segunda parte se esperaba ver a una selección uruguaya atacando con decisión y fortaleza, intentando meter a los franceses en su área para aprovechar una supuesta falta de experiencia. Por el contrario los “Galos” asumieron el control del balón y le tomaron los ritmos a un juego que sorprendía a los uruguayos.

El maestro Tábarez no demoró en mover el banco para intentar detener a una selección francesa que ya no encontraba la resistencia del inicio del partido. Y lo consiguió. El juego se hizo más parejo y pudo tener más tiempo el balón, pero cuando las acciones se empezaban a equilibrar, un error tonto del experimentado Muslera terminó de hundir las esperanzas y las opciones de Uruguay para empatar y voltear el partido.

Luego del segundo gol francés el equipo se cayó animicamente y, aunque corrieron hasta el final, no pudieron recuperarse nuevamente de ese fuerte impacto. Para completar, Tábarez realizó su último cambio y éste no era el que se necesitaba. Cavani ya no ingresaría y con esto las opciones de gol uruguayas se quedaban por fuera de la cancha.

Ya con el resultado, real y anímico, a favor de los “Galos”, el partido fue controlado y sin despeinarse dejaron correr el reloj mientras en las tribunas los “Celestes” no dejaron nunca de alentar a sus once guerreros que se quedaron sin la “daga” en la lucha definitiva.

Hoy Francia se pone la chapa de candidato y se muestra como un equipo serio, maduro y capaz de ganarle a cualquiera Ahora con tranquilidad y satisfacción se irá a descansar a la espera de su rival en semifinales, que saldrá del ganador del duelo entre Brasil y Bélgica.

Se siente tristeza en Uruguay, lágrimas de desazón y frustración cuando se soñaba con arañar la gloria en Rusia.

Una de las situaciones para analizar rumbo a la nueva Copa del Mundo, es que los equipos suramericanos dependen en demasía de un único jugador, que cuando faltan o tienen un mal partido, sus equipos decaen y se quedan sin chances de avanzar, caso Argentina con Messi, Colombia con James, Brasil con Neymar y ahora Uruguay con Cavani.

Ahora en Sudamérica todos somos Brasil, el único representante de Latinoamérica que continúa vivo y con chances de coronarse el 15 de julio en Moscú.