Si no es ahora, ¿entonces cuándo?


Mié, 06/20/2018 - 21:17


Algo bueno hemos debido aprender en todo este tiempo de la generación de Falcao, James, Cuadrado, Ospina y compañía porque de lo contrario estaremos condenados al fracaso y a volver a empezar.

Hace 4 años, en esta misma justa mundial, la de Brasil 2014, nos paseamos triunfantes por la tierra del Rey Pelé con esta misma base de jugadores y bajo las órdenes de este mismo técnico.
No voy a decir que todo lo que  ha hecho José Pékerman como entrenador de Colombia ha sido bueno. No. Ha tenido desaciertos, a lo mejor varios, y eso hace parte de su profesión, en la que también ha atinado en muchísimas ocasiones.
Tampoco voy a decir que esta generación lo ha ganado todo, que es la súper ultra porque eso sería como insinuar que ya todos tocaron techo, que son inigualables y no es así. Aquí no tenemos a Messi ni a Cristiano, quienes tienen 5 Balones de Oro cada uno.
Lo que quiero decir es que como todo buen alumno, si hace bien la tarea y estudia, está más cerca de graduarse. Y Colombia, con todo lo que ha vivido estos últimos cuatro años, debe estar bien cerca de ratificarse como uno de los grandes exponentes del fútbol mundial.

Apenas hace menos de 48 horas los 50 millones de colombianos hablaban maravillas del cuerpo técnico y jugadores, tanto que no se encontraba en que altar ponerlos.
Sin entrar en La Bombonera a Pékerman y su grupo se les debe reconocer que nos enseñaron a  celebrar buenos triunfos. Sí. Hemos gozado con sus triunfos.
Lo que sí quiero es recordarles que para sellar de manera exitosa su carrera, enfrente tienen un Mundial, la cita futbolística más importante del planeta, en la que sólo los mejores se gradúan con honores.
En Brasil se sacaron buenas notas, solo buenas notas. Fuimos quintos, pero no nos alcanzó para estar en semifinal, solo la élite llega ahí.
Es la oportunidad de levantar cabeza, demostrar que hemos avanzado, aprendido y que tenemos los argumentos futbolísticos y psicológicos para superar un traspié. Sí. Es el tiempo de graduarse con honores. Si no es ahora ¿entonces cuándo?