Alemania se debate entre levantar más restricciones y el miedo al rebrote

24 de mayo de 2020 06:32 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La posibilidad de seguir levantando restricciones en vista de la caída de los contagios de coronavirus convive actualmente en Alemania con el miedo a un rebrote, tras la apertura de comercios y restaurantes en las últimas semanas.

El primer ministro de Turingia (este de Alemania), Bodo Ramelow, ha sido el primero en proponer el levantamiento total de las restricciones y confiar en la responsabilidad de los ciudadanos para seguir tomando medidas de prevención.

“En marzo tomamos decisiones con 60.000 contagios, actualmente tenemos 245”, dijo Ramelow en declaraciones al dominical “Bild am Sonntag”

“El éxito muestra que teníamos razones para aplicar las duras medidas que impusimos, pero también nos obliga a actuar en consecuencia. Eso significa que para Turingia recomiendo el fin de las medidas”, agregó Ramelow.

Está claro que en otros estados federados -sobre todo en Baviera (sur), Baden-Württeberg (suroeste) y Renania del Norte-Westfalia (oeste)- las cifras no son tan bajas como en Turingia pero también es cierto que la evolución ha sido positiva en toda Alemania.

Desde el comienzo de la pandemia en Alemania se han registrado 180.662 contagios, 161.875 personas han superado la enfermedad y 8.459 han muerto.

Los nuevos contagios confirmados tienden a la baja y, desde hace dos semanas, se han mantenido por debajo de los mil diarios.

EL TEMOR DE LOS VIRÓLOGOS

Todo ello llevó al relajamiento de muchas medidas, a la apertura de comercios y restaurantes con limitaciones y también a la aperturas de iglesias y mezquitas bajo ciertos protocolos de higiene.

Del lado de los virólogos hay advertencias de que, aunque las cifras son buenas, la apertura implica un riesgo.

“Las cifras de momento son buenas. Pero cuando la gente en muchas partes empieza otra vez a tener contactos más próximos eso puede bastar para que haya de nuevo un fuerte ascenso de los casos de contagios”, dijo el director del Instituto de Estudios Sanitarios de la Universidad de Marburgo, Max Geraeds, a la revista “Der Spiegel”

“Si se recuerda que solo una pequeña parte de la población podría ser inmune está claro que el virus puede volver a expandirse rápidamente si las condiciones para ello son favorables”, señaló, por su parte, Hajo Zeeb del Instituto Leibnitz de Epidemología de Bremen a la misma revista.

Durante el fin de semana se han conocido dos casos que tienden a reforzar las advertencias de los virólogos.

Uno ocurrió en Fráncfort, centro del país, donde al menos 40 personas se contagiaron de coronavirus durante un servicio religioso bautista, según las autoridades sanitarias de la región.

En Leer (norte de Alemania) se conoció otro caso de varios ciudadanos contagiados en un restaurante que llevó a que decenas de personas tuvieran que entrar en cuarentena.

El Ministerio de Sanidad de Baja Sajonia, el estado donde se encuentra Leer, ha señalado a través de un portavoz que hay indicios de que en el restaurante afectado no se cumplieron los protocolos de higiene y que es posible que no haya que revisar las medidas.

LA PARADOJA DE LA PREVENCIÓN

El apoyo a la estrategia que han seguido en Alemania el Gobierno federal de Angela Merkel y los gobiernos regionales sigue siendo alto -en torno al 66 por ciento las consideran adecuadas según las encuestas- pero en las últimas semanas se ha visto una ligera tendencia a la baja.

La ministra de Sanidad de Brandeburgo, Ursula Nonnenmacher, dice que ha habido una evolución en la percepción de la pandemia y de las medidas en contra.

“En marzo a la gente le parecía que las medidas no eran lo suficientemente drásticas. Por favor, encerradnos, parecía pedir. Y ahora muchos dicen que ya están desesperados”, señaló Nonnenmacher en entrevista con “Der Spiegel”

“Estamos ante la paradoja de la prevención. Hemos cumplido tan bien nuestra tarea que ahora hay gente que dice que el peligro contra el que luchábamos no existía”, agregó.

Los temores que hubo al comienzo de la pandemia, cuando se advertía reiteradamente de que el sistema sanitario no aguantaría un crecimiento exponencial de los contagios y que en Alemania podía ocurrir lo que ya estaba ocurriendo en Italia, no se han confirmado.

El 38 por ciento de las camas en unidades en cuidados intensivos están libres en Alemania. La cifras de letalidad siguen siendo relativamente bajas y solo 919 pacientes de covid-19 requieren actualmente atención en cuidados intensivos.

La catástrofe natural en cámara lenta que predijo en su momento el virólogo Christian Drosten no se ha dado de momento en Alemania y eso da alas a quienes piden más aperturas pese al temor de un rebrote.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS