Mundo


Asesinan a cuarto periodista mexicano en lo que va de 2020

Pablo Morrugares fue asesinado a balazos en un restaurante de Iguala, en Guerrero. Ya había sufrido un atentado en 2016 del que salió ileso.

DEUTSCHE WELLE

02 de agosto de 2020 09:44 PM

El periodista mexicano Pablo Morrugares fue asesinado a balazos en un restaurante de Iguala, en el sureño estado mexicano de Guerrero, reportaron este domingo varias fuentes.

La Comisión de Derechos Humanos del estado de Guerrero, un órgano público autónomo, condenó el crimen en un comunicado y exigió a la fiscalía estatal realizar una “investigación inmediata” que permita identificar y capturar a los responsables.

Según reportes policiales, Morrugares se encontraba en un restaurante bar de la ciudad de Iguala en compañía de un oficial de la policía, quien se desempeñaba como su guardia de seguridad, según un comunicado de la comisión

Ambos fueron atacados a balazos por hombres que entraron al lugar fuertemente armados, añade el reporte, según el cual el guardia también habría fallecido.

Morrugares es el cuarto periodista asesinado en México en lo que va de 2020, según la agencia de noticias AFP y Televisa.

El profesional de la comunicación se dedicaba a reportar sucesos policiales para P.M Noticias, medio que dirigía en Iguala.

Según medios locales, momentos antes de ser asesinado, había informado de un crimen ocurrido en las cercanías de un supermercado. En su reporte, el periodista señaló que esa zona estaba bajo control del grupo criminal “Los Tlacos”, ligados al tráfico y venta de droga al menudeo y que se disputa la región con otros grupos delincuenciales.

Morrugares ya había sufrido un atentado en 2016 del que salió ileso. Entonces solicitó la protección de un mecanismo de seguridad del gobierno federal para periodistas. Entre las medidas cautelares que le fueron otorgadas estaba la de contar con un guardia de seguridad.

México es considerado uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. Registra más de 100 comunicadores asesinados desde 2000. Más del 90% de estos crímenes fueron impunes.