Así fue la pelea que desató el escándalo

19 de abril de 2012 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un equipo de investigadores del Servicio Secreto se encuentra en Cartagena, y su primera tarea ha sido buscar e interrogar a las mujeres involucradas en el escándalo con los agentes estadounidenses, que serían al menos 20, según le informó el director de ese cuerpo de inteligencia, Mark Sullivan, al representante Peter King, presidente de la comisión de seguridad nacional de la cámara baja.
King ha revelado estos detalles de la investigación a varios periódicos y agencias noticiosas estadounidenses, como The New York Times y Associated Press (AP).
La confirmación de que 11 agentes del Servicio Secreto y 10 miembros del ejército están bajo investigación, y que han dado versiones diferentes sobre quiénes eran las mujeres, la dio ayer el representante King, a quien Sullivan le informa.
Ayer empezaron a salir inconsistencias y contradicciones.
Una de las inconsistencias es el sitio en el que los agentes conocieron a las mujeres, pues mientras King le dijo ayer teléfonicamente a la agencia AP que varios agentes involucrados habían dicho que fue en el bar del hotel, el periódico The New York Times publica en su edición de ayer una entrevista con la mujer que asegura ser la que protagonizó la discusión generadora del escándalo, en la que ella dice que estaba con varias amigas en “una discoteca”, cuando se le acercaron unos extranjeros.
La mujer le dijo al reportero Willy Neuman del Times que el hombre la invitó a su hotel y que en el camino se detuvieron a comprar condones, lo que indicaría que no estaban en el bar del establecimiento hotelero.
En la entrevista, la mujer dice que le pidió 800 dólares al hombre por acompañarlo a su cuarto porque no era ninguna prostituta callejera, sino una “escort” o dama de compañía, más cotizada.
Relata también que a las 6:30 de la mañana del jueves, llamaron de la recepción diciendo que no tenía que irse del hotel, el hombre se despertó y le dijo que la noche anterior estaba muy borracho y no se acordaba del precio que habían acordado, le dio 50 mil pesos, y ella reaccionó indignada, por lo que el hombre optó por sacarla de la habitación.
Cuando estaba llorando en el pasillo, le contó a Willy Neuman, que otra mujer que se había quedado toda la noche con un segundo estadounidense del mismo grupo le preguntó qué le pasaba y ambas comenzaron a tocar la puerta del primer hombre.
Como no abrió, la mujer les dijo que se iba pero que hablaría con un policía del CAI que queda frente al hotel, con quien regresó a tocar de nuevo, lo que hizo que otros estadonudenses salieran de sus cuartos y se interpusieran entre ella y la puerta. Llegó un empleado de seguridad del hotel y en la discusión ella rebajó lo que pedía a 250 dólares y finalmente se fue con 225 dólares, entre moneda americana y pesos colombianos.
Dos días después, cuenta la mujer escuchó la noticia del escándalo en un noticiero y le dio mucho pánico.
Willy Neuman, el periodista de The New York Times, estuvo en El Universal el pasado lunes preguntando si aquí se tenían datos del sitio donde los agentes conocieron  a las mujeres y si podíamos contactarlo con alguien que quisiera hablar.
Un periodista de El Universal había intentado conseguir datos en el club nocturno que se mencionaba como sitio del escándalo, pero nadie quiso hablar e incluso uno de los que atendía negó que allí hubieran estado clientes extrajeros la noche del miércoles.
También se buscó a los policías de turno en el CAI al amanecer del jueves, pero no se proporcionaron siquiera sus nombres.
Un alto oficial aseguró a este periódico que en el CAI no existía reporte escrito del incidente.
Otra inconsistencia es que en las declaraciones del representante King se dice que los hombres se emborracharon con whisky, mientras que la mujer que entrevistó Neuman asegura que tomaron dos botellas de vodka antes de irse al hotel.
Ayer el congresista King expresó a la agencia AP que si las mujeres hubieran estado trabajando para una organización terrorista o para algún otro grupo antiestadounidense, hubieran tenido información sobre el paradero del presidente o sobre protocolos de seguridad mientras estaban en las habitaciones de los agentes.
Pero la mujer que habló con el Times dijo que ni ella ni sus 19 compañeras supieron que eran agentes de seguridad estadounidenses sino a los dos días del hecho.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS