Mundo


China alza la voz en la guerra comercial

En cuestión de días, Pekín pasó claramente a la contraofensiva, a casi un año después de su enfrentamiento económico con Washington, con amenazas de embargo a ciertos metales, “lista negra” de empresas extranjeras, alza de aranceles y retórica bélica.

EFE

03 de junio de 2019 06:54 AM

China elevó el tono en la guerra comercial contra Estados Unidos, rechazando su responsabilidad en el fracaso de las negociaciones con Washington y sin dejar entrever una salida a la crisis en el corto plazo.

En cuestión de días, Pekín pasó claramente a la contraofensiva, a casi un año después de su enfrentamiento económico con Washington, con amenazas de embargo a ciertos metales, “lista negra” de empresas extranjeras, alza de aranceles y retórica bélica.

“La guerra comercial no devolvió la grandeza a Estados Unidos”, expresó en Pekín el viceministro chino de Información, Guo Weimin, parafraseando el lema de campaña del presidente norteamericano Donald Trump, “Make America great again” (Haz que América sea grande otra vez).

El mandatario estadounidense aumentó en julio de 2018 los aranceles a productos chinos, una medida a la que China respondió con sanciones a productos de Estados Unidos.

Desde entonces, los precios y costes de producción aumentaron en Estados Unidos, sus exportaciones hacia China bajaron y el crecimiento mundial está amenazado, resumió Guo al presentar a la prensa un Libro Blanco.

Este documento, de 21 páginas y que resume las posiciones chinas, se publicó un día después de la entrada en vigor de nuevos aranceles punitivos a productos estadounidenses por un valor de 60.000 millones de dólares importados cada año a China, en respuesta a las últimas sanciones estadounidenses, adoptadas a principios de mayo contra 200.000 millones de dólares de productos chinos.

El impacto

Los aranceles chinos, que entraron en vigor el sábado, recayeron sobre 5.410 productos estadounidenses , entre ellos preservativos, perfume, vino y pianos. El incremento arancelario oscila entre un 5 % y un 25 % para los diferentes productos.

El incremento del 25 %, por ejemplo, aplica para el perfume, maquillaje de ojos y pintalabios; electrodomésticos de cocina como hornos, microondas y cafeteras; material deportivo como mesas de ping pong, raquetas de bádminton y pelotas de fútbol.

También afectará a las importaciones de pianos, instrumentos de cuerda, ginebra, vino y tequila, y otros productos como condones, diamantes, robots industriales, neumáticos, tejidos, madera y juguetes.

La medida llegó tras una semana marcada por la escalada verbal entre China y Estados Unidos, en la que Pekín llegó a amenazar con restringir la exportación de tierras raras, un producto clave para la industria tecnológica estadounidense, después de que Trump incluyera en una lista negra al gigante de las telecomunicaciones chino Huawei.

Tensión alta

Estados Unidos y China arreciaron su batalla arancelaria después de que las negociaciones en Washington se saldaran sin acuerdo. Los estadounidenses acusaron a los negociadores chinos de renegar de sus compromisos previos.

En contraste, el Gobierno chino negó los señalamientos de que haya dado pasos atrás en las negociaciones comerciales con Estados Unidos y aseguró que el principal escollo para avanzar es que Washington pide cada vez más.

“Cuanto más se ofrece el gobierno de los Estados Unidos, más quiere”, apuntó el Gobierno chino en el Libro Blanco” publicado ayer, y en el que asegura que Washington debería asumir “la responsabilidad” de que las conversaciones entre los dos países se hayan resentido durante las últimas semanas.

Restándole a la economía

Mientras la guerra comercial pasa por señalamientos entre las partes e imposición de aranceles, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, advirtió de las consecuencias de la actitud proteccionista de Estados Unidos y afirmó que si eso degenera en una guerra mayor con China, uno y otro país perderán entre cinco y seis décimas del Producto Interior Bruto (PIB).

“El proteccionismo es la principal amenaza para el crecimiento mundial”, subrayó Moscovici en una entrevista a la emisora “France Inter”. Añadió que desde que proliferan las tensiones comerciales “tenemos una ralentización muy clara que se ha producido y que podría ir a más”.

Afirmó que la posición de Trump contraria al libre comercio perjudica a Estados Unidos. Por eso, el comisario europeo hizo un llamado para finalizar la que llamó la “política del bombero pirómano”.

El radar inversionista

Los investigadores económicos de Bancolombia mencionaron que el panorama favorable con el que inició 2019 para los mercados emergentes, como Colombia, se ha visto contrarrestado por las tensiones comerciales promovidas desde Washington.

Según los analistas, las declaraciones de Trump en la primera semana de mayo, en el sentido de aumentar los aranceles a China, reabrió los temores sobre el crecimiento de la actividad económica global.

Ante ese escenario, las monedas de los principales mercados emergentes se vieron presionadas al alza. De hecho, el peso colombiano, después del peso argentino, fue la segunda moneda con peor desempeño. Así la Tasa Representativa del Mercado del dólar que arrancó en abril en 3.174 pesos, cerró en mayo en 3.357, con una desvalorización de un 5,7 %.

¿QUÉ SIGUE?

ESPERANDO POR LA LISTA NEGRA

China anunció el establecimiento de una “lista de entidades no fiables” en la que incluirá a firmas, organismos y personas extranjeras que “dañen gravemente los derechos e intereses legítimos de las compañías chinas”. El Ministerio de Comercio hizo pública la iniciativa, aunque no especificó qué ocurrirá con las compañías que figuren en ella.

El portavoz de la institución, Gao Feng, explicó que serán incluidas en la lista las entidades o personas que “no cumplan las reglas del mercado, se salgan del espíritu de los contratos o impongan un bloqueo o confisquen a empresas chinas para propósitos no comerciales, lo que daña gravemente sus derechos e intereses legítimos”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS