Mundo


CIDH dice que Maduro muestra “miedo” al impedir visita

La delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pretendía hacer una evaluación de los derechos humanos en Venezuela.

AP

04 de febrero de 2020 08:07 PM

El gobierno venezolano de Nicolás Maduro impidió el martes la llegada de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que pretendía hacer una evaluación de los derechos humanos, lo que a juicio del secretario ejecutivo del organismo muestra el “miedo” de las autoridades a la verificación internacional.

La delegación ahora viajará a la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con Venezuela, para reunirse jueves y viernes con miembros de la sociedad civil y víctimas de violaciones a derechos humanos para tomar testimonios y documentar abusos que serán incluidos en un reporte, dijo el secretario ejecutivo de la CIDH y quien era parte de la misión.

“Es una actitud que demuestra un miedo del gobierno de abrirse al escrutinio internacional y un intento de esconder los abusos”, dijo Abrão vía telefónica desde ciudad de Panamá, donde no pudieron abordar un vuelo de Copa Airlines que les notificó que no tenían autorización de Venezuela para ingresar a ese país.

La delegación fue invitada por la representación del opositor Juan Guaidó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y tenía previsto realizar una visita de cinco días. La misión de cuatro personas estaba encabezada por Esmeralda Arosemena de Troitiño, presidenta de la CIDH y Relatora para Venezuela.

La CIDH difundió una fotografía en la que se observa a tres miembros del organismo a las puertas del avión con los pasajes de abordaje en las manos.

Abrão dijo que ahora se sumarán otras cuatro personas a la misión que irá a Cúcuta.

Horas después, en un comunicado, la cancillería brasileña lamentó “profundamente la decisión del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro de impedir el ingreso” de la delegación de la CIDH.

“Pedimos la reanudación de la cooperación con la CIDH. La investigación, el monitoreo y el castigo de las violaciones de los derechos humanos por parte del régimen de Maduro es un paso fundamental e indispensable hacia esta redemocratización” de ese país, agregó.

La medida del gobierno de Maduro, que el año pasado se separó de la OEA, a la que señala de estar supeditada a Estados Unidos, generó críticas de opositores y organizaciones humanitarias que consideraron la acción como violatoria de los derechos humanos.

“Esto no va a ocultar las pruebas de que en Venezuela se violan los (hash)DDHH y la condena mundial a una dictadura que bloquea la solución a la crisis”, señaló Guaidó en su cuenta de Twitter. Sostuvo que la acción expone las “contradicciones” del gobierno de Maduro, ya que por un lado le pide a la CIDH que visite otros países, pero no les permite la entrada a Venezuela.

A las críticas se sumó Amnistía Internacional, que expresó a través de su directora para las Américas, Erika Guevara Rosas, que la medida de las autoridades venezolanas “demuestra una vez más el desprecio que tiene el gobierno de Maduro con la justicia y los derechos humanos del pueblo venezolano”.

La acción del gobierno era esperada desde la semana pasada cuando el canciller Jorge Arreaza dijo que Venezuela no ha invitado o aceptado visita de delegación alguna de la CIDH.

El viaje de la CIDH a Venezuela fue anunciado en enero por la oficina de prensa de Guaidó que difundió una comunicación que envió al secretario de la CIDH sobre las facilidades y garantías que requerían para la visita de febrero.

La mayoría opositora del Congreso aprobó en enero de 2019 la adhesión de Venezuela a la organización y declaró que era “jurídicamente inexistente” la denuncia que hizo el gobierno de Maduro de la carta de la OEA.

El año pasado visitó Caracas una delegación de derechos humanos de la ONU encabezada por la alta comisionada, Michelle Bachelet, que elaboró un informe en el que reconoció una serie de violaciones a los derechos humanos que fueron objetadas por Maduro y otros altos funcionarios.