Mundo


Dimite el Gobierno de la República Centroafricana

El primer ministro de la República Centroafricana (RCA), Firmin Ngrebada, y todo su Gobierno presentaron hoy la dimisión, en un momento en que el país está inmerso en la lucha contra grupos rebeldes.

EFE

10 de junio de 2021 01:53 PM

El primer ministro de la República Centroafricana (RCA), Firmin Ngrebada, y todo su Gobierno presentaron hoy la dimisión, en un momento en que el país está inmerso en la lucha contra grupos rebeldes y atraviesa una crisis con Francia, exmetrópoli y aliado tradicional.

“Acabo de entregar a Su Excelencia el Presidente de la República Su Excelencia Faustin Archange Touadéra mi renuncia y la del Gobierno”, afirmó Ngrebada en su cuenta de la red social Twitter, sin dar mas explicaciones.

Exjefe de gabinete de Touadera, Ngrebada ejercía como primer ministro desde febrero de 2019 en la RCA, uno de los países más pobres del mundo.

Su designación se produjo tras participar en la elaboración de un acuerdo de paz firmado ese mes en Jartum con catorce grupos armados con el objetivo de acabar con la guerra civil que asuela el país.

La dimisión se anunció después de que Francia suspendiera esta semana la ayuda y la cooperación militar en la RCA, cuyo Ejército cuenta con apoyo de Rusia, debido al fracaso del Gobierno centroafricano en detener “campañas masivas de desinformación” contra el país europeo.

Las desavenencias se desataron después de que un ciudadano francés, Juan Remy Quignolot, fuera arrestado en Bangui, capital del país, en mayo pasado y se difundiera en redes sociales una foto de él con un arsenal de armas.

Este miércoles, los fiscales de la República Centroafricana acusaron a Quignolot de espionaje y conspiración y de dañar la seguridad nacional.

La RCA vive un escenario de violencia sistémica desde finales de 2012, cuando una coalición de grupos rebeldes procedente del noreste de mayoría musulmana -los Séléka- tomó Bangui y derrocó al presidente François Bozizé tras diez años de Gobierno (2003-2013), dando inicio a cruenta guerra civil.

Como resistencia contra los ataques de los Séléka se formaron entonces milicias cristianas anti-Balaka que, como el primer grupo, terminaron fragmentadas en una miríada de facciones armadas.

A día de hoy y pese a la firma del histórico acuerdo de paz de 2019, todavía dos tercios del país -rico en diamantes, uranio y oro- están controlados por milicias y la violencia ha provocado ya la muerte de miles de personas y el desplazamiento de más de un millón.

Desde los comicios presidenciales del pasado 27 de diciembre -que ganó Touadéra-, los seis grupos armados integrados en la Coalición de Patriotas por el Cambio (CPC), formada poco antes de las elecciones, se han dedicado a atacar diferentes zonas del país.

El 13 de enero, estas milicias que, según Touadéra y Naciones Unidas, cuentan con el apoyo político de Bozizé -algo que éste niega-, trataron una vez más de tomar Bangui en un ataque repelido por el Ejército, tropas rusas y ruandesas y la misión de la ONU.