Mundo


El Gobierno de Trump añade 4 compañías chinas a la lista negra del Pentágono

EEUU da un paso más en su disputa con Beijing por seguridad: incluye al mayor fabricante chino de chips procesadores y a un gigante petrolero estatal en una lista negra.

EFE Y AP

04 de diciembre de 2020 07:58 AM

El Departamento de Defensa de Estados Unidos añadió este jueves a una lista negra a otras cuatro compañías chinas por estar controladas o ser propiedad de los militares.

Se trata del fabricante de chips SMIC, el gigante petrolero CNOOC, así como de China Construction Technology Co Ltd (CCTC) y de China International Engineering Consulting Corp (CIECC).

Con estas ya son 35 las compañías que el Pentágono bajo las órdenes del presidente saliente, Donald Trump, ha añadido a su lista negra este 2020, entre ellas Huawei, Hikvision o China Telecom.

La lista nace de una ley aprobada en 1999, pero hasta este año estaba vacía y ha sido el Gobierno de Trump el que ha designado a las empresas controladas o propiedad del Ejército Popular de Liberación.

A partir del año que viene, los inversores estadounidenses tendrán prohibido comprar valores de las compañías que formen parte de la lista negra, que hasta ahora no incluía sanciones.

La orden ejecutiva firmada por Trump hace un mes da de margen hasta noviembre de 2021 para deshacerse de las que actualmente se posean.

“La orden del presidente sirve para proteger a los inversores de EE.UU. de ofrecer de manera no intencionada capital que va a reforzar la capacidad del Ejército o los servicios de inteligencia de China, que son empleados habitualmente para atacar a ciudadanos y empresas estadounidenses a través de operaciones informáticas”, afirmó entonces Robert O’Brien, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, en un comunicado.

Las relaciones entre Estados Unidos y China se han deteriorado enormemente durante los cuatro años de mandato de Trump.

Los dos países viven uno de los momentos más bajos desde que establecieron relaciones en 1979, que además de la imposición mutua de aranceles comerciales, ha llevado al cierre, en el verano, del Consulado de EE.UU. en la ciudad de Chengdu, en respuesta a la clausura previa del chino en Houston (Texas).

El anuncio del jueves se suma a las medidas tomadas por Donald Trump contra China desde su derrota en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. Los analistas políticos han dicho que es probable que Trump tome más iniciativas antes de que el presidente electo, Joe Biden, asuma el cargo el 20 de enero.

En respuesta, el Ministerio de Exteriores de China acusó el viernes a Washington de abusar de los argumentos de seguridad nacional para perjudicar a los incipientes competidores industriales chinos.

“Las acciones de Estados Unidos violan gravemente el principio de competencia de mercado y las reglas del comercio y la economía internacionales que el bando estadounidense siempre ha defendido”, afirmo la vocera del departamento, Hua Chunying. “Estados Unidos debe dejar de abusar del poder estatal o de generalizar el concepto de seguridad nacional para reprimir a las empresas extranjeras”.

SMIC tiene un papel importante en los esfuerzos de Beijing para reducir su dependencia de la tecnología estadounidense y extranjera creando proveedores chinos de chips procesadores y otros componentes.

Esto ha cobrado una mayor urgencia desde que Washington bloqueó el acceso a los chips estadounidenses y a otras tecnologías al gigantes de equipos de telecomunicaciones Huawei Technologies Ltd. e impuso restricciones a otros compradores chinos. La Casa Blanca ha bloqueado también el uso de tecnología estadounidense por parte de proveedores globales que producen chips para Huawei.

CNOOC, por su parte, es la más pequeña de las tres principales petroleras estatales chinas. Los analistas políticos esperan pocos cambios con Biden como presidente por la frustración generalizada por los antecedentes comerciales y de derechos humanos de China, y las acusaciones de espionaje y robo de tecnología.

  NOTICIAS RECOMENDADAS