Mundo


"El paraíso gay" en Cuba: La oscura realidad de los homosexuales

EL UNIVERSAL

10 de febrero de 2015 03:22 PM

A través del documental “Batería”, Damian Diaz, un joven cubano con tendencias homosexuales, da a conocer cómo aprendió a ser gay lejos de las personas, narrando la oscura realidad de la población LGBTI en Cuba.

Para Damian, no es lo mismo tener sexo en su casa en privacidad, que tener que ir a un lugar oscuro, sucio y peligroso  para saciar su sed sexual. “... tú no escoges el lugar, sino que más bien te escoge a ti... porque no tienes otra opción" , es lo que reseña el portal de internet Play ground.

El documental fue realizado en un viejo Bunker militar. Actualmente es un sitio sucio y húmedo que se ha convertido en un espacio de encuentro para muchos hombres de la Habana para poder tener una vida gay sin prejuicio. 

Damian cuenta que la Batería no es un lugar solo para tener sexo, sino que también  puedes conversar con tranquilidad, con personas de sus mismas inclinaciones sexual y sentir la brisa al sentarse frente al mar.

Para los hombres que visitan la zona, el búnker no hace parte de Cuba, puesto que es un ambiente totalmente diferente al que se vive en la realidad de Cuba, dado que allí se comportan con naturalidad y autenticidad.

“Hay hombres que se sienten inferiores por el hecho de ser gays, y algunos de ellos ni siquiera reconocen que lo son. Se ven a sí mismos como hombres que de vez en cuando están con hombres pero, en la casa y en la ciudad es donde está el mundo real: el de la familia tradicional, el de la mujer y los hijos”, citó el portal de internet Play Ground.

Además añade que en el lugar te tropezarías desde un médico hasta con un lustrabotas, pasando por cineastas y vendedores ambulantes; desde el más pobre, hasta aquél que se viste de manera degradante para evitar una mala hora y ser víctima de atracos o maltrato.

En el teaser del documental se observa que el búnker es un lugar que para muchos hombres es un sitio lleno de vida por las imágenes (representación de hombres teniendo sexo) y todo tipo de frases desde, "Una pinga  es lo más bello que ha creado la naturaleza", "Los domingos temprano te espero", "No puedo más", números de celular, nombres y todo lo que quieren hacer.

Esta situación ha sido la consecuencia de la cultura revolucionaria cubana, la homosexualidad en esa época fue rechazada y el ideal de un hombre en Cuba tenía que ser un soldado inquebrantable, un héroe y un macho que siempre tenía que estar en posición para cobrar y atacar a su enemigo. 

Como  el portal lo indica, el documental cierra con el tema de peligros, violaciones y agresiones que se llevan a cabo en la Batería:  “Yanis, un chico de 23 años, la primera vez que visitó el lugar fue víctima de un robo con violencia, cuando el mismo hombre que lo penetró hasta correrse le puso un cuchillo en el cuello", contó Damian.

Hoy en día la mayoría de los búnkers militares se han convertido en refugio para la población homosexual reprimida mientras que la heterosexualidad sigue siendo la norma social.

  NOTICIAS RECOMENDADAS