Mundo


El Parlamento portugués avala una polémica reforma de las Fuerzas Armadas

La reforma de las Fuerzas Armadas centraliza las estructuras de mando y refuerza los poderes del jefe del Estado Mayor General, entre fuertes críticas de militares y expresidentes.

EFE

20 de mayo de 2021 02:48 PM

El Parlamento de Portugal dio hoy su aval a una polémica reforma de las Fuerzas Armadas que centraliza las estructuras de mando y refuerza los poderes del jefe del Estado Mayor General, entre fuertes críticas de militares y expresidentes.

La reforma, propuesta por el Gobierno socialista y que tras superar su primer trámite en el pleno bajará a la Comisión de Defensa, fue aprobada con el apoyo de los propios socialistas, el Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), que lidera la oposición, y los democristianos.

La norma pretende concentrar más poderes de mando y de organización en el Estado Mayor, que aglutinaría las cúpulas de las tres ramas (Fuerza Aérea, Marina y Ejército).

El jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas pasaría a ser “de forma inequívoca el principal responsable por la ejecución de las prioridades estratégicas definidas por el Gobierno para las Fuerzas Armadas como un todo”, recoge el texto.

El Ejecutivo defiende que esta modificación permitirá una mayor eficacia del comando operativo y más coordinación, y que va en línea con lo que ya se aplica en la mayoría de los restantes miembros de la OTAN.

“Es un cambio prudente y ponderado, sostenible y aconsejado por la experiencia de las reformas de 2009 y 2014”, dijo el ministro portugués de Defensa, João Gomes Cravinho, cuando la norma fue debatida en el Parlamento el pasado martes.

CRÍTICAS DE MILITARES Y EXPRESIDENTES

Pero la reforma no convence a todos y ha suscitado duras críticas de ex altos cargos militares y hasta de antiguos jefes de Estado.

Uno de ellos el general António Ramalho Eanes, el primer presidente elegido democráticamente tras la dictadura salazarista, que encabezó la semana pasada una carta firmada por la inmensa mayoría de los antiguos jefes militares de las tres ramas.

En la misiva acusaban al ministro de Defensa de un “intento de imposición de puntos de vista únicos” y recordaban que en las reformas de 2009 y 2014 se tuvieron en cuenta las opiniones de los jefes de las tres ramas, lo que, según ellos, no ha ocurrido ahora.

Tampoco es favorable otro expresidente, el conservador Aníbal Cavaco Silva, que considera que “pone en peligro el equilibrio en la distribución de competencias” e incluso apeló a que los diputados de su partido, el PSD, cambiasen su sentido de voto y se opusiesen.

Las críticas llegaron igualmente desde los antiguos socios de la izquierda del Ejecutivo socialista: el Bloco de Esquerda considera que es una “absoluta sumisión a la OTAN” y los comunistas que supone una “gubernamentalización” de las Fuerzas Armadas.

Si la ley supera el resto de su tramitación parlamentaria, será el actual presidente, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa -también comandante supremo de las Fuerzas Armadas-, quien deba decidir si la promulga o no.

La semana pasada ya intentó rebajar la polémica y señaló que las críticas de antiguos jefes militares forman parte de “un amplio debate, como es propio en democracia” y que ahora el asunto está en manos del Parlamento

  NOTICIAS RECOMENDADAS