El soldado Ávila es un héroe

03 de mayo de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un largo abrazo y unas tristes palabras sellaron la despedida del soldado Carlos Ávila, de 20 años, y de su madre, Olivia Tequia. "Mami, me llegó la hora de irme", le dijo el uniformado el miércoles de la semana pasada, antes de regresar al batallón de Sierra Morena, donde prestaba su servicio militar obligatorio desde el mes de septiembre del año pasado. Su tímida mirada, según su progenitora, reflejaba una profunda tristeza que solo él entendía y que no quiso revelarle a su familia durante los tres días que estuvo de permiso en su casa. La última vez que Olivia vio con vida a su hijo, el joven bajaba, con una maleta en la mano, por las empinadas calles del barrio Arabia, en Ciudad Bolívar. "Él había pedido permiso en el batallón a sus superiores para venirme a acompañar el día de mi cumpleaños. Estuvo en la casa tres días y el miércoles salió de regreso a la unidad militar", contó Olivia con la voz entrecortada por culpa de los nervios y la nostalgia. Un día después de ese sentido adiós, un deslizamiento de tierra en el barrio Caracolí, en la localidad de Ciudad Bolívar, lo sepultó a su paso, cegándole la vida. Carlos Ávila Tequia arriesgó su corta existencia por salvar a Jhon Genaro Caicedo, de 12 años, luego de que una gran porción de tierra arrasara con la vivienda del menor, el pasado jueves. El soldado sacó del barro y los escombros al pequeño Jhon Genaro, antes de que un segundo deslizamiento se volviera a presentar en la zona. Ese nuevo derrumbe le causó la muerte al militar, quien fue rescatado el sábado en la mañana, tras permanecer bajo la tierra durante tres largos y angustiosos días. El domingo, en las honras fúnebres del joven soldado, el pequeño Jhon Genaro llegó, junto con su familia, para extenderle su agradecimiento a los seres queridos de su héroe, quien dio la vida por salvarlo a él. El encuentro entre ambas familias le sacó más de una lágrima a los asistentes que llegaron hasta el Cantón Norte para despedir al valeroso militar. Triste, pero al mismo tiempo orgullosa del sacrificio de su hijo, Olivia Tequia tomó en sus brazos al menor y lo cargó mientras le agradecía al Ejército Nacional por el apoyo que recibió durante esta tragedia. "Gracias a la institución por el ánimo que me han brindado a mí y a mi familia. Nadie tiene la culpa de lo que pasó, fue algo que Dios quiso que sucediera. Me siento bien al saber que la muerte de mi hijo sirvió para que otra persona viviera", dijo la mujer, al mismo tiempo que miraba con ternura a Jhon Genaro. Las exequias de Carlos Ávila se realizarán el lunes a las 10:00 de la mañana y luego será trasladado al cementerio Jardines de Paz, donde reposará su cuerpo. "Le estaré agradecida toda mi vida a ese joven por haberse sacrificado por mi hijo", concluyó Flor Caicedo, madre del pequeño Jhon.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS