Mundo


Famoso festival de San Fermín regresa tras dos años ausente

Como es la tradición, miles de personas abarrotaron hoy la plaza del Ayuntamiento, vestidos de blanco y con pañuelo rojo al cuello.

EFE

06 de julio de 2022 07:39 AM

La ciudad de navarra de Pamplona (norte) vivió este miércoles el comienzo de los Sanfermines, la fiesta más popular de España, muy esperada tras dos años de suspensión debido a la pandemia, y en las que el toro es uno de sus protagonistas, con sus tradicionales encierros.

Como es la tradición, miles de personas abarrotaron hoy la plaza del Ayuntamiento, vestidos de blanco y con pañuelo rojo al cuello, para oír el “chupinazo”, cohete que da comienzo a unas fiestas que se prolongarán hasta el 14 de julio, cuando a las doce de la noche se entone el “Pobre de mí”, cántico que pone fin a la celebración.

Este año, el encargado de lanzar el chupinazo desde el balcón del ayuntamiento pamplonés fue el exfutbolista Juan Carlos Unzué, con el que los organizadores han querido lanzar un mensaje solidario dirigido a los sanitarios, tras más de dos años de pandemia, y a quienes padecen esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad que sufre el exfutbolista.

“Pamploneses, iruindarrak. Este chupinazo va dedicado a todos y todas los sanitarios y las personas que nos han ayudado en toda la pandemia y a todos los enfermos con ELA”. Con estas palabras y un “viva San Fermín”, Unzué dio comienzo a las fiestas.

Desde primeras horas de la mañana, el blanco era ya el color predominante en la indumentaria de los pamploneses, tanto los que ya estaban dispuestos a iniciar la fiesta como los que se dirigían a sus trabajos, ya que estos días la transformación de la ciudad en ese sentido también es prácticamente total.

Tras las suspensiones de 2020 y 2021 a causa de la covid-19, los Sanfermines de 2022 son considerados como los más esperados de la historia, como los anuncia el Ayuntamiento de Pamplona, y confía en que sean, a su vez, “los mejores”.

Para ello, han programado 532 actos, entre conciertos, verbenas, exposiciones o actividades infantiles, aunque lo más conocido de la fiesta, tanto a nivel nacional como internacional, son los encierros matutinos.

En ellos, los toros que van a ser lidiados por la tarde en el coso de la ciudad, que este año celebra su centenario, recorren las calles del casco antiguo, desde los corrales hasta la plaza, rodeados de miles de personas, en una peligrosa y excitante carrera.

Esa imagen, que dio a conocer al mundo el escritor norteamericano Ernest Hemingway, se ha reflejado también en películas de Hollywood y junto con la difusión por parte de los medios, ha contribuido a su popularidad.

Como es tradicional, este año también se espera la llegada de miles de turistas internacionales para disfrutar de lo que el ayuntamiento pamplonés considera “las fiestas más grandes del mundo”.

Para garantizar la seguridad ciudadana, se ha previsto un dispositivo integrado de 2.700 agentes entre Policía Nacional, Guardia Civil, Policía regional y Policía Municipal, a los que se sumarán agentes de Países Bajos, Alemania, Italia, Portugal, Francia y Rumanía, que harán patrullajes conjuntos con los españoles.

Las autoridades invitan a disfrutar de las fiestas y a integrarse en ellas desde el respeto, ante unos días en los que Pamplona volverá a convertirse en abanderada de la lucha contra las agresiones sexistas, en su apuesta por unas fiestas en igualdad y en las que las mujeres puedan disfrutar libremente y sin miedo, habilitándose diferentes servicios de asesoramiento y atención a las víctimas.

Estos llamamientos han sido constantes desde que en las fiestas de 2016 una joven sufrió una agresión sexual múltiple por cinco hombres, conocidos como “la manada”, que supuso un revulsivo en toda España contra este tipo de ataques.

  NOTICIAS RECOMENDADAS