Iñaki Urdangarin: la Casa del Rey de España conocía los negocios de su yerno

03 de marzo de 2016 08:59 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Iñaki Urdangarin, yerno del rey emérito Juan Carlos y principal acusado en un macrojuicio por corrupción, aseguró este jueves que la Casa Real española conocía los negocios del Instituto Nóos, mediante el cual es sospechoso de haber malversado millones de euros.

Casado con Cristina de Borbón, segunda hija de Juan Carlos y Sofía de España, Urdangarin, exmedallista olímpico de balonmano reconvertido en hombre de negocios, presidió ese organismo, oficialmente sin ánimo de lucro, entre 2003 y 2006.
 
La fiscalía lo acusa de utilizar su influencia como miembro de la familia real para obtener, junto a su exsocio Diego Torres, millonarios contratos sin concurso público de dos gobierno regionales y desviar después el dinero mediante empresas pantalla.

USÓ TARJETA DE EMPRESA PARA PAGAR SAFARI
El esposo de la infanta Cristina de España no pudo explicar en ante el tribunal el jueves por qué gastos personales como un safari o vino para él y la hermana del rey Felipe VI fueron abonados con la tarjeta de crédito de la empresa de la que ambos eran titulares, pero insistió en que nunca fue consciente de estar haciendo algo cuestionable.

En su tercer día de declaración dentro un juicio por fraude fiscal y malversación, Iñaki Urdangarin insistió en que su esposa nunca utilizó la tarjera de crédito de la consultora inmobiliaria Aizoon propiedad de la pareja. Además agregó que presentó las facturas a su secretario para que fueran abonadas por la compañía, que según documentos judiciales era una "empresa pantalla".

El caso se centra en la acusación de que Urdangarin _ exmedallista olímpico con la selección española de balonmano, reconvertido en empresario _ empleó su antiguo título de duque de Palma para malversar cerca de 6 millones de euros (6,6 millones de dólares) en contratos públicos logrados por el instituto para eventos deportivos entre 2004 y 2007. Otras diecisiete personas están acusadas en el proceso, incluida Cristina de Borbón, que está previsto que testifique más tarde el jueves o el viernes.

El juez instructor dijo que la pareja nunca presentó como gastos personales las facturas enviadas a la empresa, pero Urdangarin declaró que confió en el consejo de asesores para decidir qué gastos debían ser abonados por Aizoon.

"Nunca he sido consciente de cometer ningún delito fiscal porque tenía asesores que me decían que todo era correcto", dijo Urdangarin al tribunal.

La pareja disfrutó de un lujoso estilo de vida desde su mansión en Barcelona, que se han visto obligados a vender tras el inicio del proceso. Entre los gastos cargados a Aizoon detallados en el juicio había 15.797 euros (17.174 dólares) para un safari en África; 6.672 euros de un curso de desarrollo profesional para Cristina y 1.357 euros en vino.

Urdangarin dijo que hizo a Cristina codirectora de Aizoon porque quería que formase parte de su nuevo proyecto, pero insistió en que "ella nunca tuvo nada que ver con las actividades de la empresa".

Expertos legales dijo que la defensa de Cristina de Borbón se basará en alegar que no conocía las actividades empresariales de su marido. La hermana del rey enfrenta dos cargos de fraude fiscal, que supondrían una pena máxima de ocho años de cárcel.

CRISIS

El paradigma de la corrupción que indigna a los españoles, este caso, uno de los escándalos que provocaron la abdicación en 2014 de Juan Carlos I a favor de su hijo Felipe VI, despierta gran interés mediático desde que los 17 acusados comenzaron a declarar en febrero ante un tribunal de Palma de Mallorca, en las islas Baleares.

La última en hacerlo será la infanta Cristina, acusada de fraude fiscal y a la que tanto su marido como Torres se esforzaron por exculpar, al tiempo que aseguraban haber comunicado todas sus actividades a responsables de la Casa del Rey como Carlos García Revenga, exsecretario personal de las dos hijas del monarca.

"¿Participaba usted además de al señor García Revenga, como ha manifestado ya, a su majestad el rey sus trabajos?", le preguntó a Urdangarin el jueves la abogada de la acusación popular, ejercida por la organización ultraderechista Manos Limpias.

Aludía a un correo electrónico enviado a Juan Carlos I por su yerno, y presentado como prueba pese a que el tribunal lo había rechazado, explicando una de las iniciativas de Nóos: un congreso de tres días sobre deporte, celebrado en 2004, 2005 y 2006, por el que el gobierno conservador de Valencia pagó más de tres millones de euros.

"Sí, le comunicaba de cuál era mi proyecto", respondió Urdagarin, visiblemente perturbado, antes que las tres magistradas denegaran a la abogada el interrogarle sobre ese documento.

Urdangarin precisó sin embargo que "en ningún momento" el rey Juan Carlos intercedió en sus negocios.

En días anteriores, Torres había asegurando que la Casa Real y un funcionario de Hacienda supervisaban la actividad de Nóos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS