Inmigrantes cristianos en Emiratos se sienten reconocidos por visita del papa

05 de febrero de 2019 09:26 AM
Inmigrantes cristianos en Emiratos se sienten reconocidos por visita del papa
El papa Francisco se reúne con el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohammed bin Zayed al Nahyan. //EFE.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los cristianos que residen y trabajan en Emiratos Árabe Unidos (EAU), una comunidad formada en su mayor parte por filipinos e indios, se han sentido bendecidos por la visita del papa Francisco a Abu Dabi y reconocidos como comunidad que forma parte del país musulmán.

Cristina, una joven india que ha crecido en EAU, estaba sorprendida y agradecida por la misa multitudinaria que el pontífice ofició hoy en el estadio de la Ciudad Deportiva Zayed de Abu Dabi, a la que asistieron decenas de miles de personas, procedentes principalmente de los siete emiratos y otros países del golfo Pérsico.

“La misa fue realmente bonita, es algo muy raro esperar algo así en un país musulmán”, señaló la joven junto a su familia, al agregar que las autoridades emiratíes han intentado de esta forma ayudar a que los cristianos se sientan más integrados en la sociedad y han permitido la gran ceremonia en un lugar público.

Por su parte, Catalina Sileski, una costarricense residente desde hace un año en el emirato de Dubái, destacó que durante la homilía el papa argentino mandó “un mensaje de paz, de tolerancia, contra la violencia, y un mensaje también a favor de los inmigrantes”, que constituyen la comunidad cristiana en el golfo.

En su opinión, la misa fue “muy sentida y bastante emotiva”, sobre todo porque poder “sentir ese espíritu en un país musulmán es impresionante”.

La de hoy es considerada la misa más multitudinaria que se ha celebrado al aire libre en un país cuya religión oficial es el islam, pero que en el caso de EAU alberga a cerca de un millón de cristianos, extranjeros afincados a los que se les permite practicar su religión con algunas restricciones.

Los filipinos se han convertido en los últimos años en la comunidad cristiana más numerosa y miles de ellos sintieron hoy de cerca las palabras y la presencia del papa Francisco, que visitó Filipinas en enero de 2015.

Para la filipina Melanie de León la de hoy fue la primera oportunidad que ha tenido en su vida de ver al pontífice, porque lleva quince años trabajando en EAU.

La mujer, de mediana edad, vino desde el emirato de Dubái y se hospedó en un hotel de Abu Dabi cercano al estadio para poder estar en el recinto antes de las 05.00 hora local (01.00 GMT), según las instrucciones dadas a los fieles por las parroquias y la organización del evento.

“Nos sentimos bendecidos por tener la oportunidad de venir y asistir a la misa. íEstoy tan feliz!”, dijo a Efe sin poder contener su nerviosismo e ilusión.

“Hemos gastado un poco de dinero, pero no importa, es la primera vez que el papa viene a Oriente Medio y realmente no sé como expresarlo, me siento muy bendecida”, remachó.

Otros ni siquiera pudieron dormir unas horas para subir a uno de los autobuses que empezaron a trasladar al estadio a los fieles ayer por la noche, por lo que a primera hora de la mañana muchos mostraban signos de agotamiento en sus rostros.

La organización repartió agua, gorras para protegerse del sol, que hoy por primera vez brillaba en el cielo de Abu Dabi desde la llegada del papa el pasado domingo, banderas del Vaticano y un librito para seguir la misa, en la que hubo rezos en varios idiomas de las comunidades presentes.

A pesar de que la mayor parte de las entradas estaban reservadas a los residentes en los países árabes del golfo, el colombiano Vladimir Naranjo viajó desde Houston, EEUU.

Aseguró a Efe que decidió acudir a esta cita con el pontífice en Abu Dabi porque “el mensaje que el papa está lanzando viniendo a Emiratos es muy importante para todo el mundo, no sólo para los católicos”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS