Mundo


La ONU alerta de la dramática situación en el Líbano y urge a formar Gobierno

Más de la mitad de los libaneses vive actualmente en la pobreza y uno de cada tres ciudadanos está en situación de inseguridad alimentaria, destacó la vicesecretaria general de Naciones Unidas.

EFE

04 de agosto de 2021 12:30 PM

La ONU alertó este miércoles de la dramática situación que se vive en el Líbano un año después de la explosión en el puerto de Beirut, con el país sumido en “una de las peores crisis de su historia reciente”, y urgió a formar un Gobierno capaz de dar respuestas. Lea aquí: Francia promete 100 millones de euros al Líbano y urge a formar un Gobierno

“La economía está en caída libre, las instituciones están sufriendo, los servicios básicos derrumbándose, la sociedad se está fracturando y la población está en extrema necesidad”, señaló la vicesecretaria general de Naciones Unidas, Amina Mohammed, en una conferencia internacional de ayuda al Líbano que hoy acoge Francia.

En su discurso, distribuido por la ONU, Mohammed destacó que más de la mitad de los libaneses vive actualmente en la pobreza y uno de cada tres ciudadanos está en situación de inseguridad alimentaria.

Según Naciones Unidas, casi cuatro millones de personas están en riesgo de no tener acceso a agua potable y cientos de miles de niños están en peligro de abandonar la escuela.

“La gente está sufriendo cada día con la inflación y las carencias de combustible, electricidad, medicinas y agua”, recalcó Mohammed, que recordó que cada vez más libaneses y migrantes y refugiados que acoge el país dependen de ayuda de emergencia.

La responsable de la ONU destacó el trabajo que la organización y otras entidades, junto a los donantes, están haciendo para responder a esa situación de urgencia, pero subrayó la necesidad de sentar las bases para una recuperación más a largo plazo.

“Los esfuerzos de emergencia por sí solos no van a resolver esta crisis”, apuntó, defendiendo la necesidad de que el país cuente con un Gobierno capaz de impulsar las reformas necesarias.

Mohammed confió en que el primer ministro designado, Najib Mikati, pueda formar rápidamente un Ejecutivo que responda a la crisis, tras casi un año con un Gobierno en funciones.

“Los libaneses merecen instituciones sólidas que ofrezcan ayuda, justicia y remedios y un Gobierno de interés nacional que pueda impulsar un ambicioso camino de reformas y restaurar la estabilidad, el crecimiento y las perspectivas de un futuro democrático”, insistió.

“La gente está sufriendo cada día con la inflación y las carencias de combustible, electricidad, medicinas y agua”, recalcó Mohammed, que recordó que cada vez más libaneses y migrantes y refugiados que acoge el país dependen de ayuda de emergencia.

La responsable de la ONU destacó el trabajo que la organización y otras entidades, junto a los donantes, están haciendo para responder a esa situación de urgencia, pero subrayó la necesidad de sentar las bases para una recuperación más a largo plazo.

“Los esfuerzos de emergencia por sí solos no van a resolver esta crisis”, apuntó, defendiendo la necesidad de que el país cuente con un Gobierno capaz de impulsar las reformas necesarias.

Mohammed confió en que el primer ministro designado, Najib Mikati, pueda formar rápidamente un Ejecutivo que responda a la crisis, tras casi un año con un Gobierno en funciones.

“Los libaneses merecen instituciones sólidas que ofrezcan ayuda, justicia y remedios y un Gobierno de interés nacional que pueda impulsar un ambicioso camino de reformas y restaurar la estabilidad, el crecimiento y las perspectivas de un futuro democrático”, insistió.

Decenas de miles piden justicia

Decenas de miles de personas se manifestaron este miércoles en la capital libanesa para pedir justicia y rendición de cuentas en el aniversario de la explosión del puerto de Beirut, que hoy hace un año causó más de 200 muertes y dejó parte de la ciudad destruida.

Según constató Efe, miles de personas se congregaron en la sede de la Brigada de Bomberos de Beirut para iniciar una de las tres marchas que esta tarde confluirán en el puerto de la capital, donde se produjo el accidente en el que fallecieron más de 200 personas, diez de las cuales eran bomberos.

“La primera petición es justicia. Queremos justicia para que se calmen los corazones de estas familias (de las víctimas). La segunda, que Dios alivie al Líbano, porque ya se ha agotado mucho”, dijo Soha Ashe, una de las manifestantes.