La sarcastica despedida de un hombre ejecutado en Texas por matar a sus hijas

02 de febrero de 2018 11:46 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un excontador de Dallas condenado por matar a tiros a sus dos hijas pequeñas mientras la madre escuchaba impotentemente al teléfono fue ejecutado el jueves por la noche en Texas.

John David Battaglia fue ejecutado por los asesinatos de su hija de 9 años, Faith, y su hermana de 6 años, Liberty, ocurridos en mayo del 2001. Battaglia y su esposa se habían separado, y él le disparó a las niñas en su apartamento de Dallas durante una visita programada.

Hacía poco que Battaglia se había enterado que su exmujer, Mary Jean Pearle, lo había denunciado por amenazas, lo que equivalía a una violación de su libertad condicional que podía llevarlo de vuelta a la cárcel.

Al hoy ejecutado lo habían condenado por agredir a Pearle en las Navidades de 1999, pero salió en libertad condicional bajo el compromiso de no hablar, ni amenazar, ni acosar a la mujer ni a las niñas.

Battaglia, sin embargo, violó supuestamente esas condiciones e hizo una llamada a Pearle días antes de los asesinatos que le costó la denuncia por amenazas.

Ese 2 de mayo de 2001, Battaglia recogió a las niñas en un parque de Dallas en el que Pearle las había dejado para la visita concertada y se las llevó a su casa.

Al rato, se puso en contacto por teléfono con la mamá de las niñas e hizo que Mary Faith, la mayor, le preguntara: "Mami, ¿por qué quieres que papi vaya a la cárcel?".

Fue entonces cuando Battaglia las mató, con Pearle al otro lado del teléfono escuchando los disparos que acabaron con la vida de las pequeñas Mary Faith y Liberty, quienes le suplicaron que no lo hiciera. "¡No, papito, por favor, no, no hagas eso!", le dijo Faith.

Battaglia ya había huido cuando la Policía llegó al apartamento y encontró los cadáveres, pero lo detuvieron horas después en un salón de tatuajes después de que se grabara dos rosas en el brazo simbolizando a las niñas que acababa de asesinar.

El jurado que condenó a muerte a Battaglia en abril de 2002 tardó menos de 20 minutos en deliberar y alcanzar el veredicto.

El estado de Texas quiso ejecutar a Battaglia por primera vez en 2016, pero sus abogados lograron retrasar durante dos años el desenlace con una estratagema legal en la que alegaron que su cliente no era mentalmente apto para recibir una inyección letal.

Los tribunales, no obstante, determinaron en última instancia que Battaglia "fingía" o "exageraba" sus problemas mentales.

Poco antes de recibir la inyección letal, Battaglia volvió a acordarse de su exesposa, igual que ese 2 de mayo de 2001.

Cuando el director de la cárcel de Huntsville le ofreció su derecho a unas últimas palabras este le respondió: No. Pero inmediatamente miró a su exmujer que estaba en la sala y se dirigió a ella y le dijo: "Hola, Mary Jean. Te veré luego. Adiós". y se dirigió a los verdugos: "Procedan, por favor". Acto seguido recostó la cabeza y cerró los ojos para recibir la injección de pentobarbital que acabaría con su vida. A lo spocos minutos abrió los ojos y preguntó: "Todavía estoy vivo". La muerte de Battaglia  fue declarada a las 9:40 de la noche del jueves. 

LA CORTE LO DECLARÓ SUMAMENTE INTELIGENTE Y NO ENFERMO MENTAL

La de Battaglia fue la segunda ejecución de la semana en Estados Unidos y la tercera del año, todas ellas ocurridas en Texas.

Desde que el Tribunal Supremo reinstauró en EE.UU. la pena de muerte en 1976 han sido ejecutados 1.468 presos, 548 de ellos en Texas, más que en ningún otro estado. 

Alegaron también que un tribunal inferior rechazó indebidamente el dinero de los abogados de Battaglia para contratar a un experto a fin de que examinara más a fondo los alegatos legales de que el estado mental de Battaglia lo hacía inelegible para ser ejecutado.

La Corte Suprema ha fallado que los prisioneros pueden ser ejecutados si entienden que se va a cumplir la sentencia de muerte y por qué enfrentan el castigo.

Los abogados de Battaglia dijeron que éste no tiene ese entendimiento y que el máximo tribunal de Texas, la Corte de Apelaciones Penales, aplicó mal las directrices de la Corte Suprema cuando falló que Battaglia es competente. Dijeron también que un juez federal negó inapropiadamente sus pedidos de más fondos para contratar a un experto para colectar información sobre su competencia, que ha sido el foco de prolongadas apelaciones en el caso.

Los fiscales del estado argumentaron que las cortes en Texas se aseguraron de que se siguieron los estándares legales adecuados y que Battaglia ha recibido ayuda de expertos y una audiencia, de acuerdo con los precedentes de la Corte Suprema.

Un juez estatal y la corte de apelaciones describieron a Battaglia como sumamente inteligente, competente y no enfermo mentalmente y dijeron que él fingió enfermedad mental para evitar su ejecución.

Testimonios en una audiencia mostraron que Battaglia usó la biblioteca en la prisión para investigar casos de pena capital y fallos sobre competencia mental y discutió con su padre en una conversación telefónica el "ajedrez" de evitar ejecución.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS