Mundo


La segunda ola de coronavirus golpea duro a Rusia

Rusia parece atravesar sin demasiados problemas la segunda ola de coronavirus, pero se acumulan las evidencias de que la realidad es muy distinta.

DEUTSCHE WELLE

29 de octubre de 2020 07:54 PM

Desde fuera, la segunda ola de la pandemia del nuevo coronavirus discurre en Rusia más tranquila que la primera. Las restricciones no son tan duras como en primavera y las tiendas, locales y negocios solo están parcialmente cerrados. Pero la cifra de personas que se contagian de coronavirus asciende imparable en todas las regiones. Las autoridades lo atribuyen a que ahora se realizan más pruebas, pero hay informaciones de varias regiones de las que puede deducirse que esta no es la única razón.

Pacientes que mueren por falta de oxígeno

La noticia de que solo en una noche murieron 13 pacientes en la ciudad de Rostov del Don fue difundida en las redes sociales por los allegados de los fallecidos. Al parecer, las muertes tuvieron lugar en el Hospital municipal n° 20, que trata pacientes de COVID-19. Estas informaciones fueron confirmadas después a medios locales por empleados del propio centro de salud que desean permanecer en el anonimato. Por su parte, las autoridades del lugar, incluido el gobernador, Vasili Golubev, aseguraron que las informaciones eran falsas.

Pero la abogada Yekaterina Gordon publicó el pasado 24 de octubre en Facebook el testimonio de Artur Toporov, que trabaja en la planta COVID del Hospital n° 20 y en la noche del pasado 12 de octubre estaba de servicio. Hace poco, Gordon confirmó todas las informaciones al diario Nowaja Gaseta.

Según él, durante la tarde del 11 de octubre hubo problemas con el suministro de oxígeno. Hacia las 22 horas, el medidor cayó a cero y el estado de los pacientes empeoró dramáticamente. Según él, en tan solo hora y media fallecieron 11 pacientes. Esa misma noche también estaba en ese Hospital n° 20 el médico jefe Yuri Dronov, enfermo de COVID-19. El 26 de octubre se dio a conocer que Dronov había muerto en otro centro hospitalario al que, al parecer, había sido trasladado después de los problemas con el oxígeno. Ahora se investiga el Hospital n° 20 y la directora de la autoridad sanitaria de la región de Rostov am Don, Tatiana Bykovskaya, ha dimitido.

Médicos advierten del colapso del sistema sanitario

“Los pacientes esperan días enteros por una ambulancia y una semana o más por un médico. No hay camas libres en los hospitales, tampoco personal suficiente. El sistema sanitario está colapsado”. Empleados y pacientes de cuatro hospitales de la región de Kurgan, en el suroeste de Siberia, han escrito una carta al presidente ruso, Vladimir Putin. La misiva fue publicada por la agencia de noticias Ura.ru.

Los médicos se remiten a las informaciones de los servicios de urgencias, que solo en la ciudad deben realizar entre 500 y 700 salidas para atender pacientes con coronavirus. Sin embargo, las autoridades municipales solo reflejan en sus estadísticas un aumento de entre 70 y 75 contagios por día. Alexéi Kusnezov, asesor del ministerio ruso de Sanidad, dijo al portal RBK que el organismo había enviado un grupo de expertos a la región de Kurgán con el fin de proporcionar apoyo en el tratamiento de los pacientes con COVID-19.

Enfermos en las escaleras de los hospitales

Desde el inicio del otoño, hay cada vez menos camas libres en los hospitales. A principios de esta semana, circularon por las redes sociales imágenes del hospital central de Kúibyshev, en la región de Novosibirsk, en las que puede verse a señoras mayores en camas junto a las escaleras del hospital. El vicedirector médico del centro hospitalario admite que hay problemas, y que están sobrepasados. La falta de camas hospitalarias se combate de maneras muy distintas en las diferentes regiones de Rusia. En Barnaul, capital de la región de Altai, se ha erigido un hospital provisional en un centro comercial. Y en San Petersburgo hay desde esta semana y temporalmente una clínica solo para casos de COVID-19 en el recinto ferial “Lenexpo”, ante cuyas puertas pronto pudieron verse largas filas de ambulancias.

Morgues saturadas

El pasado fin de semana circuló en redes sociales un video de un trabajador de una morgue en el suroeste de Siberia, en el que puede verse como el empleado dispone de muy poco espacio porque todo el lugar está lleno de sacos negros. “Todo está lleno de cadáveres, hay que ir corriendo entre sus cabezas”, lamenta el autor del video.

La autoridad sanitaria de la región justifica la saturación de la morgue diciendo que muchos allegados de los fallecidos recogen a sus familiares solo cuando ellos mismos han superado su infección. La autoridad admite también que hay una falta de forenses para llevar a cabo autopsias. Un médico jefe de un hospital de Taganrog, en el sur de Rusia, aseguró que en su centro hospitalario los cadáveres se almacenan bajo una escalera.

Datos dudosos

Entre el 13 de septiembre y el 22 de octubre, las autoridades de San Petersburgo dijeron que el número diario de nuevas infecciones superaba en el doble a los pacientes que sanaban de COVID-19. Según el diario local Bumaga, en octubre esa diferencia era exactamente del 50 por ciento. Por ejemplo, el 18 de octubre, informó de 674 nuevos casos y 337 curaciones, y el 11 de octubre 528 nuevos casos y 264 curaciones. Otros días, la cifra de curaciones está muy poco por debajo del 50 por ciento de los casos nuevos. Alexéi Rakscha, demógrafo y antiguo asesor del instituto de estadística Rosstat, declaró a Bumaga que una casualidad tan grande era imposible. A partir del día seiguiente, cuando el portal de noticias Medusa publicó las dudas del demógrafo, nunca volvió a darse esa rara casualidad en los datos estadísticos.