La UE nombra nuevos dirigentes, evalúa nuevas sanciones contra Rusia

30 de agosto de 2014 03:58 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los dirigentes de la Unión Europea (UE), reunidos este sábado en Bruselas, nombraron a dos responsables europeos antes de iniciar un debate sobre nuevas sanciones contra Rusia, llamada a cesar sus "acciones militares ilegales" en Ucrania que amenazan con llegar a un "punto de no retorno".

El primer ministro polaco, Donald Tusk, fue nombrado para el cargo de presidente del Consejo Europeo, institución estratégica de la UE que organiza los trabajos de los 28 países miembros. La ministra de Relaciones Exteriores italiana, Federica Mogherini, fue designada como jefa de la diplomacia.

La elección de Tusk, miembro de un país que promueve una firme condena a Rusia por su injerencia en Ucrania, es un mensaje claro dirigido a Moscú.

Los jefes de Estado y de gobierno de la UE dedicarán una parte de la cumbre a evaluar nuevas sanciones contra Rusia.

"Estamos en una situación muy dramática", declaró horas antes de la cumbre el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, tras reunirse con el presidente ucraniano, Petro Poroshenko. "Podríamos hallarnos en una situación en la que estaríamos en un punto de no retorno si continúa la escalada en Ucrania", añadió.
"Queremos la paz y no la guerra", dijo Poroshenko, pero "estamos demasiado cerca de la frontera donde no habría vuelta atrás", confirmó en momentos en que se multiplican los informes sobre incursiones de tropas regulares rusas en Ucrania.

Interrogado sobre eventuales sanciones adicionales contra Rusia por parte de la UE, Barroso indicó que esperaba que los jefes de Estado y de gobierno de la UE "estén listos para tomar nuevas medidas" y precisó que la Comisión "ya preparó opciones". El viernes dijo al presidente ruso Vladimir Putin en una conversación telefónica que cualquier nueva "desestabilización" en Ucrania tendría un "costo elevado" para Rusia.

¿NUEVAS SANCIONES?

En París, en donde se reunieron este sábado por la mañana los jefes de gobierno socialistas de la UE, el presidente francés François Hollande indicó que las sanciones contra Rusia serán "sin duda" ampliadoas.

La presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, afirmó que Rusia está "prácticamente en guerra con Europa" y defendió que se envíe armamento a Ucrania.

Kiev había pedido esta semana a las potencias Occidentales una ayuda militar. Este sábado Poroshenko se refirió únicamente a un "apoyo técnico" bajo la forma de un "intercambio de informaciones".

El responsable separatista Alexei Mozgovoi afirmó el sábado que los insurgentes controlaban cerca del 50% del territorio de las regiones de Donetsk y Lugansk.

Los rebeldes prorrusos afirmaron estar a punto de lanzar una nueva gran ofensiva contra las fuerzas gubernamentales en el este de Ucrania, reduciendo no obstante el objetivo que habían anunciado de rodear el puerto estratégico de Mariupol, a unos 100 km al sur de su bastión de Donetsk.

El ministro ucraniano del Interior, Arsen Avakov, declaró que parte de los soldados asediados por los insurgentes en la localidad de Komsomolsk habían "salido" del cerco, sin dar más precisiones.

En Ilovaisk, donde varios centenares de soldados están rodeados desde hace más de una semana, el comandante de un batallón de voluntarios que luchan junto al ejército ucraniano, Semen Semenchenko, afirmó que un corredor había sido negociado para permitir su salida a condición de dejar las armas pesadas a los insurgentes.

"Dentro de unos días, todos los soldados capturados y heridos serán intercambiados por paracaidistas rusos en Jarkov", territorio leal a Kiev, escribió Semenchenko en Facebook. Las autoridades ucranianas no confirmaron por ahora estas informaciones.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS