Las alternativas del Grupo de Lima para hacer frente a la crisis en Venezuela

24 de febrero de 2019 06:25 PM
Las alternativas del Grupo de Lima para hacer frente a la crisis en Venezuela
El presidente interino de Venezuela fue recibido por el canciller Carlos Holmes Trujillo, al llegar al Aeropuerto Eldorado de Bogotá, para participar en la reunión del Grupo de Lima.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con el paso de las horas, aumenta la expectativa sobre las medidas que pueda tomar el Grupo de Lima, que se reúne este en lunes en Bogotá, con la presencia del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, y el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence.

Luego de que la policía venezolana impidió el paso de la ayuda humanitaria hacia ese país, la situación en la frontera es cada día más tensa, las voces que hablan de una posible intervención militar aumentan y las posibilidades de buscar una salida negociada del poder de Nicolás Maduro, parecen cerrarse. ¿Qué opciones tiene el Grupo de Lima para seguir cerrando el cerco diplomático contra el mandatario venezolano, sin que eso provoque un conflicto internacional?

Para la experta en relaciones exteriores, Arlene Tickner, el tema de la crisis venezolana llega al espacio multilateral cargado de complejidad y tensión, donde todo lo que se decida tendrá injerencia no solo en el país vecino sino en los miembros del Grupo de Lima, incluido Estados Unidos.

“Es una situación muy compleja, seguramente más compleja de lo que Estados Unidos y los países miembros del Grupo de Lima se imaginaban, en el sentido de que el régimen de Maduro ha mostrado que está dispuesto a utilizar la fuerza a través de las armas para impedir el ingreso de ayudas humanitarias. La situación de ayer tomó por sorpresa a la oposición quien con un discurso fuerte decía que la ayuda humanitaria entraría como fuera y así no fue. Todo esto apunta a un escenario futuro complejo que enfrenta la comunidad internacional a la hora de determinar medidas para ciertamente dar cierre a la situación de Venezuela”, apuntó Tickner.

Ante este panorama, según la experta, dado que las medidas a implementar escasean lo que vendrá es el endurecimiento del discurso como ya se ha visto en tempranas horas de este domingo por el presidente interino Juan Guaidó, quien por primera vez hará parte de la reunión diplomática.

Guaidó, que llegó este domingo a Bogotá y fue recibido con honores de Jefe de Estado por el canciller, Carlos Holmes Trujillo, pedirá a la comunidad internacional aumentar la fuerza y la presión sobre Venezuela, intención respaldada por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

“El Grupo de Lima no tiene muchas otras acciones para aumentar la presión al régimen de Maduro e incentivarlo a abandonar el poder. Precisamente, esa presión, en mi parecer, ha sido de los errores estratégicos del Grupo de Lima y de Estados Unidos, porque no se ha logrado nada con ello y la situación sí se ha complejizado”, agregó.

En la mirada del experto en política internacional Yann Basset, la situación radica en que se deben crear estrategias y medidas a largo plazo para enfrentar al régimen de Maduro y disminuir la presión para permitir la oportunidad de negociación, pese a la confusión que, según él, genera el hecho de que gobiernen dos presidentes un mismo país ante la mirada del mundo.

“El balance de todo lo que pasó ayer (sábado) es una operación de presión total. El objetivo de esto era tratar de hacer crecer la presión sobre el régimen de Venezuela, pero se erró en ello. Por lo tanto, nos estamos instalando en una estrategia de presión que tiene que ser pensada a un tiempo más largo porque hemos visto que la caída del régimen no será inminente como se pensaba y seguramente el Grupo de Lima va a abocar esto y naturalmente, una vez más, una posible intervención militar, pero va a ser muy difícil que ocurra”, comentó Basset.

Para el analista de política internacional la posibilidad de que se llegue a una intervención militar, que afectaría directamente a Colombia por la inmensa frontera que comparte con Venezuela, no es tan clara, más bien hace parte del juego diplomático y de presión.

“Esto es muy complejo, pero desde mi parecer la acción militar hace parte de una amenaza estratégica, pero sin posibilidad de que eso tenga lugar a corto plazo en la coyuntura actual. Lo que sí podría pasar a corto plazo es que frente a esta situación de desespero se multipliquen las violencias dentro de Venezuela con apoyo de los sectores de oposición en armas. Esa sería otra estrategia a analizar, y que se dé la desestabilización de Venezuela desde adentro, algo que realmente complicaría el escenario”, agregó Basset.

A la par de esta postura se encuentra la del analista internacional Mauricio Jaramillo, quien sostiene que el ambiente que rodea a la reunión del Grupo de Lima es de incertidumbre y confusión ante el panorama futuro, pero que la reunión se enfocará a aumentar el cerco diplomático.

“El Grupo de Lima ha agotado todas las instancias y acciones por lo que ahora reina la incertidumbre. Maduro ha sido alejado de todo lo diplomático a tal punto que no se descarta una intervención militar, que es poco probable. El Grupo de Lima no tiene muchas acciones para las decisiones a tomar porque han agotado todas las instancias, han hecho varios llamados y han ido por la línea diplomática, pero esto no ha bastado”, destacó Jaramillo.

Y es que el intento de entregar 600 toneladas de comida y medicamentos a través de los puntos fronterizos mostró ser una estrategia más política que de carácter humanitario, razón por la cual no hubo un acompañamiento de organizaciones internacionales como la Cruz Roja Internacional o la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

“No se dio el apoyo internacional en la entrega de ayudas humanitarias porque hay unos protocolos internacionales que las acciones de ayer no seguían. No se puede desconocer el carácter político de esta oferta de ayuda humanitaria, estas acciones tienen un objetivo principal que no es solo aliviar el malestar de la población venezolana, sino buscar una salida de Maduro del poder”, analizó Tickner.

Para Tickner, pasar de esa estrategia a una militar, sería la peor decisión. “No será solución una intervención con armas porque esto podría intensificar la violencia en Venezuela con efectos severos para países como Colombia”, comentó.

Ante esto, los analistas concuerdan en que la crisis surgiere pensar en otros esquemas de acción donde se esté dispuesto a ceder frente al régimen de Maduro para encontrar distintas alternativas integrales.

“Tras la crisis de ayer, la situación surgiere la necesidad de pensar en esquemas viables de negociación. Es decir, una salida negociada del poder en la que tanto Maduro como los chavistas y los militares encuentren opciones y alternativas más allá de la simple dejación del poder que obviamente no va a ocurrir. Se necesita más negociación que presión violenta”, concluyó Tickner.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS