“Le dejo mi cadáver a mis adversarios”: la última carta de Alan García

19 de abril de 2019 04:18 PM
“Le dejo mi cadáver a mis adversarios”: la última carta de Alan García
Alan García, expresidente peruano. //Archivo.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En un documento redactado por el expresidente de Perú, Alan García, antes de atentar contra su vida el pasado miércoles, el mandatario aseguró que era inocente de las acusaciones de corrupción en su contra en medio del caso Odebrecht.

“No hubo ni habrá cuenta ni soborno, ni riquezas, la historia tiene más valor que cualquier riqueza material”, señaló en la carta el expresidente, sobre quien pesaba una orden de detención preventiva –por diez días– y una causa por presunto soborno de 100.000 dólares que habría recibido por parte de la constructora brasileña Odebrecht en 2012.

García prefirió dispararse antes de ser detenido y su último mensaje fue leído por su hija Luciana este viernes durante el entierro. Estaba dirigido a sus seis hijos y a su esposa, aunque tiene pasajes hacia sus contradictores: “Le dejo mi cadáver a mis adversarios”, apunta el político en un pasaje.

Lea también: Accidente de autobús con simpatizantes de García deja al menos siete muertos

El expresidente también muestra su frustración frente a la posibilidad de terminar en la cárcel: “He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos”, escribió.

En la víspera de su muerte, el martes, durante su última entrevista con la cadena RPP Noticias, García –presidente entre 1985 y 1990 y luego entre 2006 y 2011– había hecho referencia al lugar que ocuparía en la historia.

“Yo confío en la historia. Creo en la vida después de la muerte y, si me permite, creo tener un pequeño sitio en la historia de Perú”, dijo entonces.

Esta es la carta completa dirigida por García a su familia

“Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento”.

“Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de treinta años. Pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones”.

“En estos tiempos de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad, he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no para encontrar verdades”.

“Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje de mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias”.

“No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no”.

“Cumplido mi deber en mi política y en las obras hechas en favor de pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado, no tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos”.

“Por eso, le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios, porque ya cumplí la misión que me impuse”.

“Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS