Mundo


Lula niega haber influido en negocios de empresas brasileñas en el exterior

AFP

15 de octubre de 2015 08:57 PM

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva negó este jueves ante la justicia haber intervenido para que empresas brasileñas consiguieran contratos en el exterior, en una declaración ante la justicia por una causa que investiga si hubo tráfico de influencias.  

Lula, que gobernó entre 2003 y 2010, "resaltó 'jamás haber interferido' en un contrato celebrado por el BNDES [banco de fomento estatal, ndlr] y empresas privadas (...) ni en las decisiones del banco sobre la concesión de créditos", indicó un comunicado de una organización que lleva su nombre y divulga su trabajo.
   
"Pero siempre procuró ampliar las oportunidades de divulgación de esas compañías en el exterior con vistas a generar empleos para Brasil (...). Los presidentes y expresidentes del mundo entero defienden las empresas de sus países en el exterior", reparó el texto.
   
La declaración voluntaria de Lula fue realizada en Brasilia unos tres meses después de que la fiscalía abriera una investigación sobre supuesto tráfico de influencias durante las numerosas conferencias que dio en el extranjero.
   
En particular, la causa busca determinar si el expresidente usó su influencia para beneficiar en el extranjero a la gigante de la construcción Odebrecht, involucrada en un escándalo de corrupción de Petrobras, entre 2011 y 2014.
   
Un reportaje de la revista Época, publicado en mayo cuando la investigación preliminar estaba en curso, indicó que varios de los millonarios contratos que obtuvo la constructora eran financiados por el BNDES y que Lula habría interferido para facilitar los préstamos.
   
Según esa nota, la compañía habría costeado viajes del exmandatario a Venezuela, República Dominicana, Cuba y Ghana.
   
Marcelo Odebrecht, presidente de la constructora de su familia, está en prisión bajo sospecha de participar de la red de desvíos de dinero que drenó al menos 2.000 millones de dólares de Petrobras.
   
La trama involucra a exejecutivos de Petrobras, empresarios y políticos que se habrían coludido para amañar contratos mediante el pago de sobornos que fueron a engrosar fortunas personales y a financiar partidos políticos.
   
Lula no tiene acusaciones en su contra, pero deberá declarar ante las autoridades en calidad de "informante", según un pedido de la policía autorizado este mes por la corte suprema.

  NOTICIAS RECOMENDADAS