Margarita 'la marca registrada' del Desafío India

22 de mayo de 2015 05:48 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Siempre ha sido una mujer con espíritu libre y aventurero. Por eso ha tenido las agallas para presentar y dirigir un reality que necesita de un personaje con su carácter y seguridad.

Cuando llega, es como si lo hiciera un tsunami, pero cargado de buena energía y actitud, tal como lo ha reflejado cada vez que se dedica a trabajar en el programa del que ya es ícono, y al que dice admirar, querer y respetar.

Su pelo es tan dorado que se confunde con los rayos del sol. Así que cuando sale al set, deslumbra porque se convierte en una perfecta combinación de los mil colores de la India y la imponente fuerza del elefante. Es Margarita Rosa de Francisco, una mujer que para muchas es símbolo de orgullo y libertad. Fue así como se convirtió en la marca registrada de todos los Desafíos del Canal Caracol.

En el país del Taj Mahal, la caleña habló con COLPRENSA, para contar de la experiencia que ha sido trabajar en este reality, con los 24 participantes que estarán viviendo desde la semana que empieza el ‘Desafío India, La Reencarnación’.


- ¿Cómo avanza la organización en el inicio de este Desafío?
Excelente. El Desafío es como un reloj, esto es como una máquina que en esta oportunidad engranó con mucha rapidez y a la que se le notan los años de experiencia de muchas personas que saben cómo se hace y que, además, lo han mejorado. Ya no perdemos tiempo. Por lo menos, cuando llegó al set ya todo está ahí, como en una clínica, listo para empezar. La coordinación ha sido impecable este año. Creo que vamos a ofrecer un producto que la gente no se espera y que la va a sorprender.

- De los últimos tres Desafíos, que han sido lejos de Colombia, en Senegal, Marruecos y ahora India, ¿con cuál se queda?
Francamente creo que este va a ser el más sorprendente de todos. Siento que va a ser el que más va a impactar. Los contrastes aquí son mayores y hay variedad de aspectos culturales. La India es mucho más elocuente que los otros lugares. Además es un país mítico, porque ninguno despierta tanta intriga y especulación, como ocurre con la India. El hecho de que Caracol haya apostado tanto y haya trasladado el Desafío hasta aquí es una osadía y una odisea, pero con mucho más encanto que todos los que hemos hecho antes.

- ¿Qué ha sido lo más difícil en este Desafío?
El Desafío es así y nunca ha cambiado porque todos tenemos una relación apasionada. Hay que amar mucho el programa para querer hacerlo con tanta mística todos los días, porque siempre vamos a lugares donde todo es difícil y los climas nunca han sido soportables. ¡El calor de la India es insoportable! Queda uno lavado de sudor en cinco minutos. Eso ha sido duro, aunque en Senegal nos había tocado, pero aquí aumenta. Estamos preparados sicológicamente, pero el clima ha sido de las cosas que más nos ha dado duro.

- ¿Qué la ha impresionado de la cultura india?
La relación que tienen con la muerte. Eso es tremendo para un occidental, porque para ellos no es el final, la muerte es como un tránsito, es el comienzo de una nueva vida. La manera como viven este sistema de castas y el tema de la reencarnación es lo que los tiene mansos. No se rebelan contra nada, ni con las situaciones difíciles que estén pasando, porque creen que así corresponde estar. A su casta le corresponde vivir esa situación y no se revelan con nada.

- ¿Cómo ve a las mujeres de la India?
Son un espectáculo. Las senegalesas son más coquetas con su ropa, usan saris, son musulmanas, pero se contonean y tienen lo bello de la raza negra, que es la gracia. Aquí son muy coloridas. Uno nunca ve un sari igual al otro. Me encanta la forma como visten y como adornan su pelo, pero son mujeres muy recatadas, sobre todo trabajadoras hasta decir no más. Aunque dicen los muchachos que están en Playa Media que ellos ven mucha igualdad entre hombres y mujeres, pero yo aquí, a la mujer la veo moler mucho en el campo.

- ¿India le cambia la mentalidad a las personas que la visitan?
Sí creo. El contraste es muy tenaz. Desde nuestra postura occidental uno dice: es que hay mucha gente pobre. Y en realidad sí hay mucha gente viviendo por debajo del nivel de pobreza; es decir, mucho más abajo que la pobreza, esas son las circunstancias en las que vive la mayoría de la gente en India. Pero a la vez uno ve estas almas dóciles. No diría que con alegría del todo, pero sí como una aceptación profunda de su situación, que como occidental no sé cómo interpretar, porque para un occidental es indignante ver todo esto.

- ¿Alguna vez ha pensado rechazar la presentación del Desafío?
No. Este programa lo adoro. Quiero mucho al Desafío y me pregunto es cuándo dejaría de hacerlo. No creo que rechazaría hacerlo, sólo que tendría que aceptar que llega un momento en que ya es suficiente para el público.

- ¿Cuál o dónde sería un Desafío diferente a los doce que lleva Caracol?
Cada vez crece más la admiración que siento hacia los creadores del Desafío, porque cada año para nosotros hay una gran pregunta: Dios mío, ¿qué se les irá a ocurrir ahora? Más lejos que a la India, ¿a dónde podemos ir? No se me ocurre y gracias a Dios no me toca esa responsabilidad de elegir ¿qué se podría hacer en un próximo Desafío?, pero los creativos de este programa tienen muchas agallas, tienen una gran imaginación y siempre nos van a sorprender con algo que, si no tiene que ver con el lugar, por lo menos con el concepto.

- Son jornadas muy largas. ¿Cómo hace para dedicarse a hacer ejercicio?
No hay tiempo para el ejercicio, pero yo lo saco. Tengo que estar lista para salir a las 8 de la mañana. Me levanto a las 5 y a las 5:30 comienzo mi entrenamiento. De 7 a 8 me arreglo y desayuno y así son todos los santos días, hasta que terminemos.

- Esta vez no la acompaña su mamá, sino su hermana. ¿Cómo ha sido la experiencia con Adriana?
Con mi hermana somos grandes amigas, las mejores desde siempre. Fuera del placer de estar con ella, la necesito como asistente personal y de vestuario. Mi madre no pudo venir, tenía que quedarse con mi papá. En esta oportunidad creo que el viaje era bastante pesado. No digo que necesite aquí compañía de mi familia, lo que necesito es gente de confianza que pueda ayudarme, para que en pantalla la imagen del Desafío salga lo mejor posible y estando sola no podría ocuparme de muchas cosas.

- La producción del programa le tiene la suficiente confianza para que sea la imagen del Desafío. ¿Qué siente por ser la marca del programa?
A la producción, cuánto agradecimiento le tengo. Confío en ellos de la misma forma, porque este programa está supremamente bien hecho y a mí me encanta estar rodeada de profesionales que saben hacer su trabajo. Entonces no puedo quedarme atrás y ver que todo lo que pasa alrededor mío se está haciendo de forma impecable, sino que me preparo muy bien para que el programa salga como debe ser.

- ¿Cómo le ha ido con los participantes?
El grupo me encanta. Creo que como televidente ver la experiencia de todos estos baquianos luchando unos contra otros es muy interesante. Produce mucho contenido y son personajes interesantes, porque son muy diferentes unos de otros y eso es lo que se necesita para que un reality tenga sustancia. Esta vez va a hacer muy atractivo por eso.

- ¿Cómo fue la experiencia del terremoto en Nepal?
Estábamos ya en el sur de India, donde no se sintió. No quise ver imágenes de eso. Me enteré por Twitter y cuando prendí la televisión y esas imágenes estaban invadiendo todo el tiempo la pantalla, no quise ver nada, menos sabiendo que habíamos pasado por el norte de la India hacía poco. Estamos en una zona muy cercana de donde fue el tsunami del 2004, entonces no deja uno de sentir escalofrío. Le pregunté al conductor si avisan con tiempo cuando vaya a haber un tsunami y dijo: “Sí, con dos horas de anticipación”.


* El viaje a India fue hecho por invitación de Canal Caracol. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS