Médicos unen cabeza y cuello de un niño tras sufrir accidente automovilístico

07 de octubre de 2015 05:07 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La familia de Jackson Taylor, un pequeño de tan solo 16 meses de nacido, está más convencida de que los milagros existen luego de que este conserve la vida después de sufrir un aparatoso accidente.

El hecho sucedió el pasado 15 de septiembre en la autopista Newell en Nueva Gales del Sur, cuando la familia de Jackson chocó con un Ford Falcon. En el impacto los que más sufrieron fueron los dos hermanitos quedando este pequeño, como llaman en medicina “decapitado interiormente”.

Según relatan los diferentes medios de comunicación, el infante estaba en el vehículo con su madre y su hermana de 9 años cuando se produjo la impactante colisión, de frente. El golpe produjo que el bebé se rompiera las vértebras c1 y c2 y la clavícula, separando la cabeza del cuello y la ‘decapitación interna’.
El niño fue sometido a una operación de 6 horas donde un cirujano y su equipo australiano lograron volver a unir la cabeza del niño y conectar una estructura de hierro al cráneo y a las vértebras para que los miembros quedaran inmóviles y se pudiera llevar a cabo la recuperación. Además utilizaron un trozo de alambre y una costilla para realizar un injerto y reconstruir las vértebras dañadas.

Según la estimación post-operatoria, el niño deberá llevar un esqueleto metálico en la cabeza hasta que se fusionen las vértebras y dentro de ocho semanas podrá ser capaz de volver a llevar una vida normal y saludable.

En cuanto a su hermana Shayne, fue operada de emergencia para detener las hemorragias internas; ahora deberá guardar reposo por alrededor de ocho semanas para que su cuerpo se recupere.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS