Mundo


Perfil de Donald Trump, el multimillonario que insultó a los mexicanos

COLPRENSA

05 de julio de 2015 06:44 PM

 En 1987, Donald Trump publicó su primer libro, titulado ‘El Arte de la Negociación’.

Para entonces, la nueva figura de la propiedad raíz en Nueva York intentaba popularizar su exitoso método de multiplicación de capitales, el cual le permitió comenzar como un desconocido promotor inmobiliario hasta llegar a ser un gigante de la industria. A sus 41 años, decía en su libro: “Siempre entro a un negocio anticipando lo peor. Si planeas lo peor y puedes vivir con lo peor, lo bueno siempre se hará cargo de sí mismo”.

Quizá por está máxima de su propia autoría es que Donald Trump se siente cómodo cuando está rodeado de controversias mediáticas.

En abril del 2011, acusó al presidente Barack Obama de no ser ciudadano estadounidense y lo obligó a publicar su acta de nacimiento.

En junio del 2013 dijo en su cuenta de Twitter que el 98 % de los crímenes en Nueva York eran cometidos por negros y latinos, y se enfrasca en discusiones con usuarios en Twitter de menos de 100 seguidores cuando le hacen la pregunta que más odia: ¿Cuántas veces se ha declarado en bancarrota?

Esto porque en varias compañías iniciativas empresariales de Trump han acudido al conocido Capítulo 11 de Bancarrota, que en EE. UU. permite a grandes compañías reestructurar su deuda.

En su momento, la revista Forbes reveló que se trataba de hoteles, casinos y resorts que operan en Atlantic City, una pequeña ciudad conocida como ‘Las Vegas de la Costa Este’ por su oferta de juegos de apuesta y entretenimiento, y porque se encuentra en la mitad entre Washington y Nueva York.

Para disipar estas dudas, Trump siempre ha dicho que las declaraciones de bancarrota son una estrategia de negocio y no un síntoma de caídas en sus finanzas, calculadas hoy en US$9.000 millones.

La última controversia del rubio magnate ocurrió durante el lanzamiento de su campaña presidencial, bajo el lema Make America Great Again (Hagamos grande a EE.UU. de nuevo), en la cual dijo que los mexicanos que van a su país “roban, trafican y violan”, y que si fuera presidente construiría un enorme muro en la frontera para evitar el flujo de inmigrantes ilegales desde ese país.

El comentario le ha costado millones de dólares.

Univisión decidió no transmitir el concurso de Miss Universo, que en parte le pertenece a Trump, y cuyo contrato llegaba a los US$13 millones. NBC anunció el fin de su relación comercial con el magnate, así como Telemundo, Televisa, Macy’s, y hasta la marca de colchones Serta.

No obstante, el rol de villano de Trump tiene un particular efecto en las encuestas. Se trata de un personaje con notable grado de impopularidad, pero su apellido es reconocible, lo cual también se considera un activo político. ¿Alguien ignora quién es Donald Trump?

Una encuesta reciente publicada por el Washington Post y la cadena ABC asegura que sólo el 16 % de los encuestados afiliados al partido Republicano tienen una visión favorable de este candidato presidencial.

En otros sondeos, la universidad de Quinnipiac concluye que el 69 % de la gente en el país tiene una opinión desfavorable sobre Trump, mientras otra de la cadena Fox, que es abiertamente conservadora, concluye que el 59 % “nunca votaría por él”.

No obstante, para la cadena CNN, Trump ocupa hoy el segundo lugar en intención de voto en New Hamphire, uno de los estados en donde comienza la elección por la nominación presidencial republicana en el 2016.

Detrás del ex gobernador de la Florida Jeb Bush, el magnate alcanzó altos niveles de reconocimiento por estar en el centro de la controversia nacional, y además corteja el voto de un sector conservador que comparte su línea dura contra los inmigrantes.

Aunque es la primera vez que Trump caracteriza a un sector de los mexicanos en tales términos, en realidad su posición en materia migratoria ha sido consistente.

Según la ONG ‘On The Issues’, que se dedica a almacenar datos sobre pronunciamientos de influyentes personajes estadounidenses, Trump ha mantenido la línea en este tema.

En marzo del 2013 dijo que dar ciudadanías a inmigrantes ilegales “sería un suicidio para el Partido Republicano”, porque “esos 11 millones de personas votarán después por los demócratas”.

En diciembre del 2011 se quejó porque los inmigrantes detenidos en cárceles estadounidenses le costaban al fisco US$ 1.100 millones y por eso había que expulsarlos. En esa misma época, sostuvo que había que construir el muro en la frontera, enviar aviones no tripulados y contratar 25.000 nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza.

Además, siempre argumentó que los inmigrantes, especialmente los asiáticos, se adueñan de empleos que deberían ser para los estadounidenses.

En una entrevista que el magnate concedió al New York Times en diciembre de 1999, declaró: “Me opongo a que venga nueva gente. Tenemos que preocuparnos por quienes ya están aquí”.

SUS INICIOS

Ambicioso:
Comenzó como un anónimo promotor inmobiliario hasta llegar a ser un magnate del rubro. Fundó y es director ejecutivo de la Trump Organization, compañía dedicada a operar casinos. Es propietario del edificio Trump Tower, el cual es el emblema de su imperio inmobiliario.

Se hizo reconocido en televisión con ‘The Apprentice’ (El Aprendiz), reality show del que fue presentador, narrador, juez y productor ejecutivo durante las tres primeras temporadas. En el reality se hizo famosa su frase “Estás despedido”, la mismo que usó la NBC al terminar su relación comercial con el magnate.

Dio qué hablar por su costoso divorcio de la modelo Ivana Trump, con quien tuvo tres hijos: Donald Jr., Ivanka y Eric. Este fue muy expuesto en la prensa amarilla y le costó la nada despreciable suma de US$25 millones. Luego fue Marla Maples, madre de su hija Tiffany. Su actual esposa es Melania.

TERCO POR NATURALEZA

A aunque siempre anticipa lo peor, el magnate de los bienes raíces ha escrito cinco libros de autoayuda, entre ellos ‘Piensa como multimillonario’, ‘Por qué queremos que usted sea rico: dos hombres, un mensaje’, ‘Cómo hacerse rico’, ‘Trump, el arte de vender’, y ‘Los mejores consejos de bienes raíces que he recibido’.

Entre las afirmaciones que profesa en sus líneas se leen: “Empiece visualizando las cosas positivamente”, “la responsabilidad comienza aquí”, “ Piense en grande y vivirá lo grande”, “mire la solución, no el problema” y “sobre todo, nunca se rinda”.

Dicen que como jefe es muy exigente y no tolera la impuntualidad; eso sí, como él mismo dice: “Muchas veces ser testarudo es una ventaja”, y que lo diga él, quien recibe sagradamente un salario de US$ 60 millones al año.

Aprendió de su padre a ser duro con las personas cuando lo acompañaba a cobrar las rentas.

Detrás de su esmoquin de multimillonario se esconde un deportista frustrado, al que frecuentemente se le ve jugando en campos de golf.
Su gusto por l0s deportes lo ha llevado a invertir en todo un equipo de fútbol americano y a buscar participación en la lucha libre WWE.

Todo en su vida es milimétrico, no consume alcohol y es tan organizado con sus negocios que, a pesar de haber intentado varias veces dedicarse a la política, no lo ha logrado por no descuidar su imperio.

Como él mismo lo dice: “Elimine al intermediario, hágalo usted mismo”.

Y pese a las críticas después de sus declaraciones xenófobas, él no se retracta. Ante el retiro del contrato de Univisión, respondió con una demanda por US$500 millones. Y parece importarle poco que sus ex Miss no den las mejores referencias de él, como Alicia Machado, que dice: “Es un ser detestable, conozco sus niveles de racismo”.

Quizás, como dice el empresario musical Emilio Estefan, su orgullo le pase factura: “Me da bochorno que diga que los latinos hemos venido a EE. UU. a violar. Hemos hecho una contribución grande, pagamos impuestos y las empresas más importantes acá son dirigidas por latinos. No puede ser presidente si no tiene el voto hispano”. 

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS