Mundo


Pese a derrota electoral, Ejecutivo de Hong Kong ignora demandas de protestas

El movimiento prodemocrático salió este martes de nuevo a las calles de manera pacífica para insistir en sus demandas, como ya hicieron pocas horas después de conocer su victoria en las urnas.

Después de su holgada victoria en las elecciones locales, el movimiento prodemocrático de Hong Kong mantiene las protestas en las calles, mientras el Ejecutivo se ha comprometido a crear un “comité de revisión” que analice sus causas, algo insuficiente para los manifestantes.

Tras el varapalo en las urnas sufrido por el bloque oficialista, la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam, anunció este martes la creación de ese comité, pero no hizo mención alguna a las demandas de las protestas, que reclaman mayor libertad, sufragio universal y una investigación independiente sobre la “brutalidad policial”.

Lam explicó que ese organismo se ocupará de identificar los “problemas sociales, económicos y políticos” de la ciudad china bajo administración especial, aunque lo condicionó al retorno de “la paz y la calma” y no hizo autocrítica sobre el resultado electoral.

“Las opiniones expresadas son muy diversas. Algunos manifestaron que no toleran la violencia en las calles y, por supuesto, otros sienten que el Gobierno no lo ha gestionado de forma competente”, se limitó a decir Lam en rueda de prensa.

Por su parte, el movimiento prodemocrático salió este martes de nuevo a las calles de manera pacífica para insistir en sus demandas, como ya hicieron ayer pocas horas después de conocer su victoria en las urnas, toda una declaración de intenciones para expresar que las protestas seguirán hasta que se sientan escuchados.

PROTESTA A LA HORA DEL ALMUERZO

“Ese comité que ha anunciado Lam no implica dar soluciones ni atender nuestras demandas. Nadie va asumir la responsabilidad de la violencia y el caos creado”, lamentó Loung, un joven de 22 años que acudió a la conocida como “protesta de la hora del almuerzo”.

Esa concentración pacífica se celebra cada día en el centro comercial IFC del distrito financiero de Hong Kong desde el 8 de noviembre, día que murió Alex Chow, un manifestante de 22 años que cayó de un tercer piso.

Aquel episodio marcó un punto de inflexión en las protestas, que desde entonces se volvieron más violentas.

Varios centenares de trabajadores se congregaron esta jornada de nuevo allí, en su descanso del almuerzo de 13.00 a 14.00 horas, para entonar el himno de las protestas y gritar “Liberad Hong Kong” o “Revolución de nuestra era”, con las mano en alto, con los cinco dedos abiertos para ilustrar las cinco demandas clásicas del movimiento.

“Nuestro principal problema es que al Gobierno no le importa lo que piense la gente y nosotros no nos fiamos ni del Gobierno ni de la Policía”, insistió Loung, que trabaja como programador en una empresa tecnológica en la zona.

Sobre el arrollador triunfo en las urnas del movimiento prodemócrata detrás de las protestas -logró el 85 % de los asientos de concejal de distrito en juego-, Loung matizó que la distancia en votos fue más ajustada, lo que muestra “una sociedad dividida y difícil de reconciliar”.

Al ser un sistema electoral de mayoría simple en el que el candidato con más votos por circunscripción es el único elegido, los prodemócratas se hicieron con 886 asientos de 452; pero en votos recabaron el 57 % de apoyos, frente al 41 % de los prochinos.

Tampoco se mostró especialmente optimista con el triunfo electoral, Lam, un profesor de ajedrez de 54 años, que recordó que el cargo de concejal de distrito se limita a “asuntos urbanos”, sin un poder político real.

LEGISLATIVAS DE 2020, LA VERDADERA BATALLA

“Debemos esperar a las próximas elecciones, las legislativas de 2020. Ésa es nuestra verdadera batalla, donde podemos lograr la influencia política que queremos”, señaló, aunque admitió que el triunfo electoral del domingo “es una victoria simbólica” y “un alentador primer paso”.

Por eso, Lam considera vital mantener la presión en la calle y convocar nuevas protestas, que serán pacíficas “siempre que lo quiera la Policía”, cuerpo al que acusa de haber iniciado la escalada violenta de las últimas semanas, especialmente el episodio del cerco a la Universidad Politécnica, donde siguen encerrados una veintena de estudiantes.

Vincent, un médico de 45 años, también abogó en la protesta de hoy -la cual se extendió a otros distritos como la bahía de Kowloon- por mantener el pulso al Gobierno con más manifestaciones, ya que las elecciones no van a suponer grandes cambios.

“Carrie Lam sigue posponiendo nuestras reclamacionesy ha estado jugando con nosotros los últimos cinco meses. No nos podemos fiar de ella”, subrayó.

Sin embargo, no cree que la dimisión de Lam sea una solución porque “lo que tiene que cambiar es el sistema”, y por eso una de las demandas claves del movimiento es “elecciones libres bajo sufragio universal directo”, explicó.

El bloque prodemocrático ha convocado nuevas marchas a partir del jueves y varios activistas han anunciado a través de telegram que se concentrarán de nuevo frente al campus de la Politécnica, que hoy vive el décimo día de cerco policial, para exigir la libertad sin cargos de los estudiantes que siguen dentro.

TEMAS