Mundo


Piden militares en zona más populosa de Perú por extorsiones

AP

25 de mayo de 2015 03:41 PM

El alcalde del pueblo con mayor número de habitantes de Perú pidió el lunes el ingreso de militares para proteger a la población de extorsionadores.

El pedido se produce luego que la última semana fueron asesinados a tiros el director de una escuela y dos vigilantes, que muestran la expansión en Lima de un delito que empezó hace una década en el norte del país.

Juan Navarro, alcalde de San Juan de Lurigancho, dijo a periodistas que la presencia de la policía "no es suficiente para controlar la ola de extorsiones, que abarca a todo tipo de negocios, lo último que han hecho es comenzar a extorsionar a los colegios donde van los niños, lo cual  ya rebasó nuestro límite, necesitamos que ingresen las Fuerzas Armadas".

 "Es un pedido de los miles de padres de familia, miles de niños y cientos de directores de colegios", afirmó el alcalde que también ha recibido amenazas de extorsión.

Remigio Hernani, ex ministro del Interior, dijo al diario El Comercio que debe incrementarse equipos inteligencia policial para capturar criminales que usan sicarios quienes entregan sobres con amenazas escritas en papeles junto a balas. La policía informó que los delincuentes exigen entre 600 y 16.000 dólares para no matar a los directores de escuelas o a sus familiares.

La tarde del jueves sicarios asesinaron a tiros al director de una escuela privada delante de decenas de niños de cuatro años y el miércoles niños de entre cinco y doce años presenciaron fueron asesinados a tiros dos vigilantes de su escuela. La policía informó a la prensa que ambas escuelas eran extorsionadas.

El municipio informó el lunes que un total de 10 escuelas primarias del este de Lima habían suspendidos sus clases por el acoso de los extorsionadores.

En San Juan de Lurigancho, una zona al este de Limam tiene 1,2 millones de habitantes y existen 765 escuelas, Se trata de la mayor cantidad de habitantes y escuelas en un solo poblado a nivel nacional. Apenas hay un policía por cada dos mil habitantes, según datos municipales, mientras que los barrios ricos de la capital cuentan un agente por cada 250 habitantes.

Expertos indican que las denuncias por extorsiones en Perú no reflejan el fenómeno delincuencial en su totalidad por el temor de las víctimas ante la inoperancia policial. Pese a eso, entre enero y setiembre de 2014 la fiscalía registró más de cinco mil casos de extorsión. El delito empezó en Perú hace una década en el norte del país y con el paso del tiempo se expandió hacia la capital donde las víctimas son en su mayoría dueños de taxis, panaderías, restaurantes,  empresas de construcción y ahora escuelas.