Seis meses de coronavirus: ¿Qué sabemos hoy?

08 de julio de 2020 05:19 PM
Seis meses de coronavirus: ¿Qué sabemos hoy?
//DW.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace medio año, a principios de la segunda semana de enero, las autoridades chinas hicieron el primer anuncio público de que un nuevo tipo de virus se había extendido en la ciudad de Wuhan. A continuación anotamos lo que se sabe hasta ahora sobre el virus y hasta qué punto la medicina ha progresado en la lucha contra el SARS-CoV-2:

El origen del virus

Cuando las autoridades anunciaron la existencia del virus, la primera infección de un humano ya había ocurrido aparentemente varias semanas antes. Inicialmente, las autoridades al parecer trataron de ocultar las evidencias. Hasta el día de hoy, no se sabe exactamente cuándo y dónde saltó el virus de los animales a los humanos. La transmisión del murciélago a un huésped intermedio, tal vez un mapache, y luego a los humanos se considera probable.

Características del virus

Los virólogos chinos han descifrado la información genética del patógeno en un tiempo récord. El 21 de enero publicaron la estructura del genoma y tres días después una descripción detallada del virus. Esto permitió a los médicos y microbiólogos de todo el mundo comenzar a tratar de desarrollar medicamentos y vacunas.

Típicas del virus son las proteínas espiga (ACE-2) ubicadas en su superficie. Son cruciales para la conexión con la célula anfitriona. Por lo tanto, gran parte del desarrollo de medicamentos y vacunas se centra en el bloqueo de esta proteína.

Transmisión

Mientras tanto, se ha comprobado que el virus es particularmente prevalente en la garganta y los pulmones. El mayor peligro de infección es el de contagio directo por contacto o a través de aerosoles. Estos se propagan particularmente bien a través de los sistemas de aire acondicionado.

Las habitaciones cerradas con mucha gente son muy peligrosas. Por ello, las medidas de confinamiento, el cierre de establecimientos de entretenimiento y la cancelación de ferias y eventos importantes también fueron muy eficaces para contener la enfermedad.

El uso de mascarillas se ha establecido en casi todos los países del mundo. Sin embargo, muchos profesionales de la medicina se preguntan si la mayoría de las personas son capaces de utilizarlas en la vida cotidiana de manera que puedan prevenir la posible transmisión del virus. Igual de importante es lavarse las manos y mantener la distancia.

Síntomas y grupos de riesgo

Inicialmente, se pensó que el nuevo virus era apenas más peligroso que la gripe. Mientras tanto, sin embargo, los médicos saben: la enfermedad es más similar en su peligrosidad a la devastadora gripe española de 1918. Aunque muchas personas puedan contraer una infección de SARS-CoV-2 sin síntomas, otras se enferman gravemente de COVID-19. Las personas con condiciones preexistentes, los ancianos, las personas con grupo sanguíneo A y los hombres corren un mayor riesgo.

Los patólogos que examinaron a las víctimas de COVID-19 pudieron confirmar que la hipertensión arterial, la diabetes, el cáncer, la insuficiencia renal, la cirrosis hepática y las enfermedades cardiovasculares se encuentran entre las condiciones preexistentes más peligrosas. En principio, sin embargo, un desarrollo severo puede afectar a todos.

Curso de la enfermedad

Las formas leves de COVID-19 pueden actuar como un resfriado. Los síntomas típicos son dolor de garganta, problemas respiratorios y pérdida del sentido del olfato y del gusto. Por el contrario, los cursos severos pueden llevar a una enfermedad multiorgánica que ponga en peligro la vida.

Esto a menudo conduce una reacción exagerada y a menudo fatal del sistema inmunológico que ataca los propios tejidos y órganos del paciente. Así pues, la gravedad del curso de la enfermedad depende en gran medida de la fuerza con que el sistema inmunológico reaccione al patógeno.

Tratamiento

Al principio de la pandemia, muchos pacientes con cursos graves de la enfermedad recibieron respiración artificial (intubación) en una etapa temprana y, sin embargo, murieron de todos modos.

Mientras tanto, los médicos de cuidados intensivos se distancian de la ventilación estándar porque los especialistas en pulmones opinan que la respiración artificial bajo sobrepresión puede hacer más daño a los pulmones que ayudar.

Mientras los pacientes puedan respirar por sí mismos, reciben oxígeno sin estar conectados a un respirador. La intubación es ahora solo una opción en caso de emergencia.

En muchos casos, cuando los riñones están gravemente dañados por COVID-19, la diálisis también es necesaria. El tratamiento intensivo ahora también tiene más en cuenta los otros órganos dañados.

Hasta ahora no hay medicamentos convincentes

El único fármaco que hasta ahora ha demostrado acortar el curso de la enfermedad es el Remdesivir. Por eso es tan disputado en el mercado. Pero no es una cura milagrosa. Acorta el proceso de recuperación por unos pocos días en los pacientes que reciben oxígeno. Pero no mejora sus probabilidades de supervivencia.

Los médicos también hablan sobre otros medicamentos ya existentes. Entre ellos figuran la dexametasona antiinflamatoria, el inhibidor de la polimerasa del ARN Avigan y el fármaco antipalúdico hidroxilcloroquina. La eficacia y la seguridad de los dos primeros medicamentos aún no se ha demostrado de manera concluyente, e incluso existen fuertes dudas sobre el tercero.

¿Cómo avanza el desarrollo de la vacuna?

En la actualidad se han puesto en marcha al menos 160 proyectos de vacunas en todo el mundo (al 29.6.2020). Según la información de la OMS, a finales de junio de 2020 había cinco vacunas en la fase 1 de los ensayos con seres humanos en todo el mundo, que se ocupa de la seguridad de la vacuna. Siete están en pruebas combinadas de fase 1/fase 2, en las que también se prueba la respuesta inmunológica, y solo una vacuna está ya en la fase 3, en la que el objetivo es probar su eficacia contra el patógeno en la práctica.

¿Cuándo llegará la vacuna?

Los optimistas esperan que una vacuna utilizable podría llegar al mercado a finales de año. Otros hablan del año que viene. No se sabe.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS