Supremo de Italia condena a 16 años a Schettino por desastre del Concordia

12 de mayo de 2017 04:08 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El Tribunal Supremo de Italia condenó a 16 años de prisión al excapitán Francesco Schettino por el naufragio del crucero Costa Concordia en 2012, en el que murieron 32 personas, y puso así fin a un proceso que ha durado cuatro años.

La IV Sección Penal del Supremo redujo así en un mes la pena recibida por Schettino en el juicio en primera instancia dictada por el Tribunal de Grosseto en febrero de 2015 y ratificada después en mayo de 2016 por el Tribunal de Apelación de Florencia.

Se le imputaban los delitos de naufragio culposo, homicidio culposo, abandono de la nave y por no haber informado inmediatamente a las autoridades portuarias de la colisión contra el escollo que provocó el accidente, la noche del 13 de enero de 2012.

De este modo el excapitán ha agotado los tres grados de juicio previstos en la Justicia italiana y la pena se convierte en definitiva, por lo que tras el veredicto ingresó voluntariamente en la penitenciaría romana de Rebibbia, a cuyas puertas esperó la sentencia, pues ha vivido estos años en libertad.

No obstante, el pronunciamiento de la justicia italiana, en su máxima instancia, podría ser solo un punto y aparte en este mediático proceso sobre el mayor accidente marítimo que se recuerda en Italia.

Su abogado, Saverio Senese, dijo a los medios que si ve "márgenes" podría recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos pues, a su juicio, durante el proceso "se han producido una serie de violaciones de los derechos de defensa" del imputado.

Para ello, esperará a leer las motivaciones de la sentencia, que se harán públicas en el plazo de noventa días.

Explicó que Schettino "reconoce que fue el responsable pero no el culpable" del naufragio porque, en el momento del desastre, a bordo había "un equipo de mando, no estaba solo y la nave presentaba muchas deficiencias", apuntó.

El naufragio se produjo en la noche del 13 de enero de 2012 después de que la nave, con 4.229 personas a bordo, entre pasajeros y tripulación, partiera desde el puerto romano de Civitavecchia para emprender un crucero por el Mediterráneo.

A su paso por la isla toscana del Giglio (centro) el barco, capitaneado por Schettino, se aproximó para "saludar" a la costa, siguiendo la tradición marinera, pero en esa ocasión colisionó con los escollos, lo que provocó el naufragio.

Mientras las unidades de la Guardia Costera italiana acudían al lugar del choque, los pasajeros abandonaban la embarcación, ladeada y parcialmente sumergida, para alcanzar tierra firme en medio de gran confusión, en plena noche y en invierno.

Un total de 32 personas murieron tras el incidente y algunas de las víctimas no fueron localizadas hasta que el crucero no fue remolcado en octubre de 2014 al puerto de Génova (noroeste), como el camarero indio Russel Rebello, reconocido con pruebas genéticas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS