Mundo


Trump ordena reducir tropas de Irak y Afganistán

La Casa Blanca dijo que Trump espera que todas las tropas dejen los dos países en mayo de 2021.

DEUTSCHE WELLE

17 de noviembre de 2020 07:16 PM

El secretario de Defensa en funciones, Christopher Miller, anunció este martes planes para reducir el número de soldados estadounidenses en Irak y Afganistán para el 15 de enero, y dijo que la decisión cumple con la promesa del presidente Donald Trump de traer las fuerzas de vuelta a casa una vez se hayan cumplido las condiciones de seguridad tanto para Estados Unidos y como para sus aliados.

El nuevo plan acelerará la retirada de tropas de Irak y Afganistán en los últimos días de Trump en el cargo, a pesar de los argumentos de altos funcionarios militares a favor de una retirada más lenta y metódica.

Miller dijo que los comandantes y asesores estuvieron de acuerdo con el plan de retirada, que reducirá el número de tropas en Afganistán de más de 4.500 a 2.500, y en Irak de aproximadamente 3.000 a 2.500, lo que refleja el deseo de Trump “de poner fin de manera exitosa y responsable a las guerras en Afganistán e Irak y traer a nuestros valientes soldados a casa”.

Por otro lado, la Casa Blanca dijo que Trump tiene la esperanza de que todas las tropas estadounidenses dejen Afganistán e Irak en mayo de 2021.

Retirada es rechazada por algunos sectores que sostienen que los grupos yihadistas podrían volver

Antes del anuncio del Pentágono, varios altos funcionarios estadounidenses y extranjeros advirtieron que una retirada precipitada de las tropas podría ayudar a grupos yihadistas como Al Qaida y el Estado Islámico.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, consideró el lunes que Estados Unidos “abandonaría” a sus aliados si sacaba a sus soldados demasiado pronto de esos países.

La OTAN juzgó, por su parte, que Afganistán podría “volver a ser una base para los terroristas internacionales”.

Desde el lanzamiento de las ofensivas militares en Afganistán en 2001 y en Irak dos años después, más de 6.900 militares estadounidenses murieron y más de 52.000 resultaron heridos en los dos países, según el Pentágono.