Mundo


Un brote de difteria enciende las alarmas en Perú

Mientras Perú trata de controlar la pandemia, un caso de difteria sorprendió al país. Sin embargo, la OMS ya había alertado de casos en Brasil, República Dominicana o Venezuela.

DEUTSCHE WELLE

28 de octubre de 2020 05:25 PM

Una alerta epidemiológica emitieron las autoridades sanitarias de Perú tras confirmarse el primer caso de difteria en Lima, 20 años después de que el país no registrara un caso de esta enfermedad infecciosa, que es causada por la bacteria Corynebacterium Diphtheriae. La difteria afecta principalmente la garganta y las vías respiratorias superiores, y produce una toxina que compromete a otros órganos.

Este nuevo caso, según detalló el ministerio de Salud, corresponde a una niña de cinco años que no había completado su esquema de vacunación. La menor sólo habría recibido vacunas de nacimiento, pero no las dosis de refuerzo contra esta enfermedad. “Se encuentra hospitalizada y está estable; sin embargo, por el conocimiento de la gravedad de la enfermedad, está bajo el cuidado médico”, dijo el viceministro de Salud, Luis Suárez, ante la prensa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas de la difteria suelen manifestarse entre dos a cinco días después de la exposición y pueden tener desde consecuencias leves hasta graves. Esta se presenta de forma gradual y las principales características son dolor de garganta, fiebre y glándulas inflamadas en el cuello. En casos graves, la bacteria genera toxina, que hace que una membrana de tejido muerto se acumule sobre la garganta y las amígdalas, dificultando la respiración o la deglución y puede provocar también tos seca. Su incidencia de mortalidad es de 10% sobre los casos presentados, sobre todo en niños pequeños.

Las razones del brote

La transmisión de la bacteria se produce a través del contacto físico con una persona infectada o por vía aérea, a través de gotículas respiratorias emitidas al toser, estornudar o hablar. También puede ser transportada a través de objetos o tejidos contaminados. Hoy en día, la enfermedad, que antes fue tan temida como el nuevo coronavirus, puede ser prevenida con una vacuna.

Sin embargo, debido a la actual emergencia sanitaria, miles de niños y población en riesgo dejaron de ser vacunados. El viceministro de Salud de Perú detalló que apenas el 40% de la población objetivo estaría protegida por las vacunas, cuando en condiciones normales esta cifra debería superar el 70%.

“Esta es una enfermedad inmunoprevenible pero todavía no está del todo erradicada. Lamentablemente las coberturas de vacunación este año han disminuido muchísimo por el coronavirus y la cuarentena. Esas son las razones principales. Para tener una protección adecuada, se tiene que tener a más del 90% del grupo objetivo vacunado”, explica a DW Theresa Ochoa, investigadora principal del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de Perú. El problema de la difteria, según la experta, es que, como el coronavirus, es altamente contagiosa y si hay población susceptible que no está vacunada, existe el riesgo de que desarrollen la enfermedad.

Para Rubén Mayorga, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el brote de difteria se debe, además de una combinación de varios factores mencionados por la experta Ochoa, a que “ya había deficiencias de cobertura de vacunas desde 2016, no sólo en el caso de la difteria, sino también en tétanos y tos ferina. Hasta la fecha se han acumulado 700 mil niños que no tienen una inmunización completa contra estas tres enfermedades”.

Entretanto, aún queda por confirmar un segundo caso de difteria en el círculo familiar de la niña infectada en Lima. Las autoridades sanitarias han desplegado brigadas de trabajo en la zona donde vive la menor para hacer rastreo de contactos e identificar a niños no vacunados. El Minsa hizo un llamado a los padres para que lleven a sus niños a vacunarse. “Todavía tenemos una población muy susceptible. Sobre todo, los menores de un año. También es importante la vacunación de las gestantes, porque esta puede pasar los anticuerpos a través de la placenta”, alerta, por su parte, la investigadora Ochoa.

¿Alerta para la región?

La organización Panamericana de la Salud alertó hace casi tres meses que la pandemia causaba un “impacto devastador” en la atención sanitaria en América Latina y el Caribe, provocando casos de difteria en Brasil, Haití, República Dominicana y Venezuela.

“Venimos alertando de la necesidad de reforzar los programas de vacunación y no cubrir las brechas de cobertura podría resultar en la aparición de otras enfermedades como polio, tos ferina o sarampión. Parte de la causa es el descenso de la cobertura en los países latinoamericanos, pero también en los países desarrollados, porque algunas fuentes de infección fueron ciudadanos extranjeros que vinieron a pasar vacaciones a estos países”, dice Mayorga desde la sede de la OPS en Lima.

En el pasado, agrega Mayorga, su organización ha enfatizado a los ministerios de salud sobre el hecho de que “la vacunación es un derecho de los niños, responsabilidad de los padres y obligación del Estado”.

El nuevo caso de difteria encendió las alarmas, cuando el país registra casi 900 mil casos de coronavirus y 34 mil fallecidos, y cuando se registra una lenta pero constante reducción de nuevos contagios desde hace unas semanas.