Columna


10% por denunciar corrupción

ALFREDO RAMÍREZ NÁRDIZ

25 de enero de 2022 12:00 AM

Ahora que resido en España y que no creo que llegue ningún motorista a la puerta de mi casa a explicarme de modo expeditivo lo poco que mis ideas han gustado a ese tipo de personas, al que tus ideas no deben disgustar, puedo explicarles una propuesta que lanzo para luchar contra la corrupción en Colombia: que el Estado se comprometa a premiar con un 10% de lo recuperado a todo aquel que denuncie un escándalo de corrupción aportando pruebas que permitan recuperar lo robado al erario público.

Es bien sencillo: ¿usted trabaja en una Alcaldía y tiene pruebas de que el alcalde se ha embolsado lo que no le correspondía? Pues lo denuncia y, si se demuestra que es cierto y se recupera el dinero, usted se lleva el 10%.

¿Y si no se recupera lo robado, pero sí se demuestra que lo denunciado es cierto y aquel a quien usted denunció acaba en la cárcel? En ese caso usted también recibirá un premio económico, evidentemente no tan elevado como el anterior (al fin y al cabo, el dinero no se recuperó), pero sí relevante y que vendrá marcado por unas tablas que fijará la administración. A todo lo anterior, súmesele que usted tendrá derecho a protección del Estado, incluso si la misma implica reubicarle en otra parte del país o fuera de él, en función de las circunstancias.

¿Usted ayuda a recuperar 1000 millones? Pues se lleva 100. ¿Qué creen? ¿Aumentaría o disminuiría la cooperación ciudadana en la lucha contra la corrupción?

Dirán algunos que sí que aumentaría, pero a costa de convertir a Colombia en un país de delatores y chivatos. Pues sí, pero mejor eso que un país de ciudadanos pasivos que asumen con fatalidad que el robo y la corrupción son inherentes a nuestra sociedad. Evidentemente, es una medida radical que tiene resonancias del Lejano Oeste y del método de las recompensas, pero si de verdad se pusiera en marcha, si de verdad se diera el premio con celeridad y si de verdad se garantizara la seguridad de los denunciantes, ¿cuántos de ustedes que ahora me leen no estarían ya yendo a denunciar algún caso de corrupción pública que ustedes conocen bien? Eso es lo terrible de este país: que todos saben lo que pasa, pero que nadie tiene motivación para ser el primero en denunciarlo, si nada salvo problemas le va a generar. Toca generar motivaciones. Si el civismo no sirve, probemos con el afán de lucro. Utilicemos contra el corrupto el mismo sentimiento que motiva sus acciones.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS