Columna


20 de julio vs. 11 de noviembre

GABRIEL RODRÍGUEZ OSORIO

26 de julio de 2021 12:23 AM

No se trata de una disputa baladí, sino de aclarar los sucesos de esos dos días importantes en nuestra historia patria. Y sobre todo aclararlos en estos tiempos modernos en los que la verdad y la reparación están de moda; pero especialmente darle la importancia al hecho heroico del Acta de Independencia firmada el día 11 de noviembre del 1811, cuando un grupo de ciudadanos cartageneros se atreve contra todo peligro y a costa de sus vidas, como en efecto posteriormente sucedió en el sitio de Morillo, perder sus vidas y derramar su sangre para defender la patria, como lo dice el acta firmada por ellos ese épico día que jamás se debe olvidar.

En 1911 un grupo de cartageneros notables, entre ellos José De La Vega, Gabriel Rodríguez Diago, Lácides Segovia, pidieron al Congreso de la Republica de la época darle una revisión a la historia, para mirar con detenimiento los sucesos independentistas del 11 de noviembre de 1811 y el 20 de julio de 1810, en la que pedían después de hacer la debida aclaración, tal vez no suficientemente sustentada, declarar Día de la Independencia de Colombia la fecha del 11 de noviembre de 1811, y no la del 20 de julio de 1810, fecha que se ha querido imponer ya sea por desconocimiento o por el talante centralista que se ejerce de tiempos inmemoriales desde Bogotá. Para defender la tesis se deben revisar los eventos con base en las actas que reposan en los archivos de la Patria, y que habrá que llevar al Senado de la República de Colombia. Que el día 20 de julio de 1810 no sucedió nada especial más allá de los bogotanos declarar su fidelidad a “su amado monarca Fernando VII, y defender su religión católica apostólica romana” (lectura textual que pueden revisar en el acta de ese día, para constancia de cada uno de ustedes), mientras el acta del día 11 de noviembre de 1811, los cartageneros firman un documento donde dice, entre otras cosas valientes, lo siguiente: “La provincia de Cartagena se haya absuelta de toda sumisión, vasallaje, obediencia y de todo otro vínculo que la ligase con la Corona y el gobierno de España” (lectura textual que pueden revisar en el acta de ese día, para constancia de cada uno de ustedes), y sigue diciendo: “Y para mayor firmeza y validez de nuestra declaración, empeñamos nuestras vidas y haciendas, jurando derramar hasta la última gota de nuestra sangre antes de faltar a tan sagrado compromiso”.

De hecho esta acta heroica le costó a los habitantes de Cartagena el despiadado ataque del español Pablo Morillo, donde se sitió la ciudad y se cometió una masacre tal, que las perpetradas por la Farc parecen cuentos de hadas. Debemos como cartageneros y colombianos de bien, reclamar —insto al senador Fernando Araújo Rumié a hacerlo— la fecha de independencia el 11 de noviembre de 1811, y no el 20 de julio de 1810, como la fecha real de nuestra independencia.

*Arquitecto.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS