comscore
Columna

Bogotá

Compartir en

Ciudad de 9 millones de habitantes; Cartagena tiene 1 millón. Allá: 7 candidatos y acá, 16, ¡habráse visto tal desproporción! Lectura obligada, las elecciones de la capital de Colombia y Cundinamarca, que no debería ser ni lo uno ni lo otro, pero esa es otra historia. Estrena Bogotá la doble vuelta electoral para periodo 2024-2027, periodo difícil para todos los alcaldes, gobernadores y concejales del país, quienes estarán imbuidos en un gobierno central cuyo comportamiento parece al gráfico de un electroencefalograma. La capital de la República, con muchos debates sobre la odisea de vivir en ella, problemas de seguridad, movilidad, invasiones, daño ecológico, desempleo relativo, transporte masivo y no masivo caótico, viajar a Bogotá para hacer una diligencia y con suerte llegar a tiempo es un albur.

El número de homicidios, hurtos; intolerancia ciudadana al punto de chocar un carro con el otro porque no lo dejan pasar de carril; conflictos de irritabilidad ciudadana por detalles pequeños, todo es reflejo de la crispación y la angustia del día a día por sobrevivir en la manigua citadina. Bogotá fría, gris y lluviosa, por lo menos debería estar aseada, pero las múltiples obras al mismo tiempo que truncan la vida de todos, trancones en todas las vías, llevan al desespero, solo se benefician gastroenterólogos, cardiólogos y psiquiatras. Protestas diarias, movilizaciones a favor y en contra del gobierno (estas pagadas con nuestros dineros) y amenazas de bombas y asonadas. Un sinfín de entuertos, esperemos que elijan y elijan bien su alcalde. Bueno, y me preguntarán: ¿a qué viene esto? ¿Un cartagenero hablando de las elecciones de Bogotá? Pues interesa y mucho, por lo que representa la dicotomía nacional de un posible gobierno bogotano de centro y un gobierno central de izquierda y beligerante que no se ha dado cuenta de que debería gobernar: ¿nadie le ha dicho que ya fue elegido? El nuevo alcalde de Bogotá va a impactar en todo el país. Todo lo que se vive en Bogotá ¿no parece que hablara de Cartagena? Igualito. Falta de autoridad, divagaciones, obras inconclusas, invasiones, basuras, caos y desorden. Presupuestos y recaudos exitosos, pero y ¿las obras?, ¿la ejecución? ¿El plan de desarrollo?, ¿la pobreza? En fin, la radiología de Bogotá, salvo el frío, es igual que Cartagena, ambas ciudades íconos del país y sedes del Gobierno nacional. Claro está: la situación de Cartagena es más urgente, peor no puede estar; quien sea elegido tiene un reto enorme y de consuelo le queda que peor no lo puede hacer. El alcalde elegido tendrá su “momentum”, la verdadera transformación ocurrirá en la ciudad. Saberse rodear para ejecutar inaplazables medidas de autoridad, movilidad, seguridad, e infraestructura, todo esto se traduce en oportunidades y trabajo para todo el mundo. Donde nuestros niños (as) en vez de estar en un prostíbulo a cielo abierto deberían estar en los colegios y sus padres trabajando. Bogotá y Cartagena deben elegir bien. Este domingo, 29 sal y vota.

Únete a nuestro canal de WhatsApp
Reciba noticias de El Universal desde Google News