A quien le interese

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Como nativo de Cartagena al observar la pujanza en el desarrollo que vive Barranquilla, surge la melancolía, al comparar que en estos lares un buen número de sus dirigentes del sector público y privado se niegan a adoptar nuevos comportamientos que aseguren una mayor distribución de la riquezas en la población, mejores niveles de educación y una óptima infraestructura, entre muchos objetivos que se pueden alcanzar para dinamizar una urbanización integral de nuestra ciudad.

En esta tierra debemos desaprender la ignominiosa costumbre de tratar de invisibilizar a quien ose descollar con proyectos de interés, y por el contrario debemos apoyarlo sinceramente para lograr sus realizaciones, las cuales se reflejarán en el progreso colectivo, pareciera un deporte el desconocer las virtudes del conciudadano, reflejando pequeña estatura moral en quienes así actúan.

Siendo un soñador por naturaleza, abrigamos la esperanza que un día no muy lejano, nos reunamos en la misma mesa un grupo de ciudadanos, sin distingos de ninguna clase a concertar acciones sobre Cartagena, superando las barreras de la aristocracia, la discriminación racial, los estatus sociales y económicos, tal y como lo visionó Martin Luther King para Norteamérica. No nos queda otra alternativa que la unión interna, ante el avance vertiginoso de otra capital que amenaza virtualmente en sumar nuestro territorio al suyo, a pesar de la historia, la hidalguía, liderazgo y espíritu combativo de los ancestros.

Los puntos de encuentro en las costumbres y tradiciones hay que rescatarlos, pues son vínculos comunitarios perdidos por la falta de narración de mayores a menores que ahondaron la separación entre los sectores de la población, siendo hoy elementos negativos, verbigracia la decadencia de las fiestas novembrinas, la degradación al folclor y demás expresiones festivas, mientras en curramba se hace con fastuosidad el carnaval de los niños, creando futuro y sentido de pertenencia.

Ante ese panorama la ciudad no debe rechazar propuestas innovadoras para el progreso, por ejemplo: la celebración del Día de la familia con eventos deportivos y culturales, decretando ley seca para evitar el consumo de alcohol; la reubicación total de viviendas y cerramiento en el cerro de La Popa; la creación del Banco de los pobres que financie el emprendimiento y la implementación de un plan decenal de cultura ciudadana, proyectos que pueden ser ideados por usted o este servidor, pero que desafortunadamente tenemos que guardarlos porque si nacen de aquí a pocos les interesa y al final perdemos todos.

*P.U. Comunicación Social Periodismo. Especialista en Formación de Formadores.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS