Adiós almirante Rafael Grau

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El Sr. Almirante Rafael Enrique Grau Araújo (q. e. p. d.), falleció el pasado 27 de marzo, después de permanecer más de dos semanas en cuidados intensivos, por una afección renal que lo obligaba a una diálisis diaria que le fue afectando otras partes de su organismo.

A Amelia su hija, le manifestaba que tenía un corazón inmenso que lo sacaría adelante, pero finalmente perdió la batalla, que todos algún día perderemos cuando Dios decida llamarnos para dejar la vida terrenal y pasar a la otra en la eternidad.

Nació un 25 de mayo de 1932, su padre fue Enrique Grau Vélez y su madre Carmen Araújo Vélez, provenientes de dos distinguidas familias cartageneras. Su hermano, el maestro Grau, como cariñosamente se le llamaba, dejó grandes obras artísticas y su bisabuelo fue medio hermano del almirante Miguel Grau Seminario, máximo héroe naval del Perú que ofreció su vida a bordo del “Huáscar” y en donde la primera estrofa del himno de la Marina del Perú hace mención a ello y un gran amigo del Dr. Olegario Barboza Avendaño (q. e. p. d.) y del músico Sofronín Martínez (q. e. p. d.), donde las tertulias en “la Quemada” se hicieron famosas, seguramente muchos de los que participaron se acuerdan de ello.

Ingresó a la Escuela Naval con tan solo 17 años y se retiró alcanzando el máximo grado y cargo posible en la Armada Nacional, donde dejó una huella indeleble en la institución por sus ejecutorias y que solo me referiré a cuatro de las muchas: una en los años sesenta, defendiendo la base fluvial de Orocue contra la guerrilla de la época; dos, la creación de los elementos fluviales, hoy soporte importante de la Armada Nacional en la lucha contra el narcotráfico y la subversión en nuestros ríos nacionales; tres, la creación del Departamento de Armas y Electrónica, uno de los soportes pilares en mantenimiento y desarrollo científico para el control de armas; y cuarto, el logro para conseguir el edificio donde hoy funciona el Museo Naval y la creación de él. Igualmente fue miembro de número de la Academia de Historia de Cartagena de Indias, donde participaba activamente dando conferencias y asistiendo siempre que podía.

Se casó con Nancy Fuentes Martínez, (q. e. p. d.) también cartagenera y tuvieron tres hijos: Amelia, Enrique y Miguel, para ellos mis más sentidas notas de condolencia, la partida de su padre solo deja en nosotros la nostalgia de aquel ser humano lleno de cualidades donde resaltaban la disciplina y la puntualidad como buen marino, la lealtad y compañerismo en todos los niveles, cualidades que enaltecían siempre su presencia. En el deporte se destacó en el tenis, todos los domingos iba a jugar dobles al Club Naval, impresionaba en la malla, no había forma de pasarlo. Sr. Almirante, su reencuentro con Nancy seguramente lo llenará de dicha nuevamente, esperamos que Dios lo tenga en su gloria y paz en su tumba.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS