Adolescentes con futuro

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cartagena Cómo Vamos resaltó en su informe 2016 que 19% del total de embarazos locales fue de adolescentes. Si bien disminuyó comparado con el promedio histórico (21%), aún es preocupante. Diversos reportes muestran que jóvenes en este grupo suelen experimentar, con mayor frecuencia, problemas obstétricos como bajo peso del recién nacido, abortos y muerte de la madre. Un problema de cuidado es el cambio de proyecto de vida, dadas las responsabilidades y la ausencia de preparación psicológica para la maternidad. En la ciudad, ante la falta de oportunidades y los crecientes desafíos laborales, todo puede ser más complejo para las adolescentes de bajos recursos, dado que salir de la pobreza y alcanzar un nivel de vida con un mínimo de bienestar puede ser una tarea titánica, casi imposible.

Ojalá varias de las OPS de la Alcaldía el año pasado estuviesen relacionadas con enfrentar el problema, el cual impacta indicadores de pobreza, educación, salubridad y empleo, entre otros. Cuando decidimos bajar la frecuencia de embarazos en adolescentes, sin timidez, con empeño, debemos llegar al dígito y no estar alrededor de un vergonzoso 20%, solo así mejorarán las variables de bienestar en la ciudad. 

Las iniciativas para alcanzar metas deben ser masivas, incluyentes y creativas. Las niñas en los colegios podrían cada año tomar un seminario especial y recibir una tarjeta de descuentos para almacenes, cines, transporte público y servicios de salud, con incremento en beneficios por cada año sin embarazo. En carreras técnicas y profesionales puede aplicarse el mismo esquema en matrículas y becas, para incentivar la culminación de los estudios universitarios, separando así a las jóvenes de la pobreza extrema.

Habría concursos de literatura, festivales y hasta documentales en los cines y en las vallas electrónicas. Una OPS pertinente serviría para imprimir un folleto sobre las infinitas ventajas de culminar los estudios sin embarazo, y hasta para reemplazar el espacio de las pegas radiales, muy irrespetuosas con el oyente, con mensajes alusivos al problema.

Las adolescentes embarazadas a pesar de este y otros programas más efectivos ofertados por la administración,  deberían recibir un apoyo institucional decidido para empujarlas a progresar. El miedo existe, pero las posibilidades de salir adelante también. Aun con un camino más empedrado, el esfuerzo y la perseverancia derrumban montañas, incluso las formadas por los escombros de la corrupción.   

 

 


 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS