Columna


Ancho de banda/voz

MIGUEL YANCES PEÑA

07 de enero de 2013 12:00 AM

MIGUEL YANCES PEÑA

07 de enero de 2013 12:00 AM


El ancho de banda de un canal (BW), es una medida del número de frecuencias diferentes que están presentes en una señal y determina la calidad de lo que se transmite: a mayor ancho de banda, mayor calidad. En el caso del sonido (música, por ejemplo) el oído humano puede escuchar frecuencias que van entre los 400 y los 20 mil Hertz (HiFi), no obstante con tan sólo 4 KHz en voz el mensaje es comprensible, y es el BW que se usa en la telefonía fija analógica convencional.
Observemos que la calidad del sonido y la intensidad (el volumen, la potencia, que se mide en Watts o decibeles) son parámetros diferentes e independientes; aunque se relacionan en el sentido que las notas de mayor frecuencia requieren de más potencia que las bajas. Los ingenieros de sonido saben muy bien estas cosas, como también que en lugar de colocar mega parlantes que ensordecen a quienes están cerca, para llegar a los más distantes, se trata es de diseñar sistemas que distribuyan uniformemente el sonido en todo el auditorio sin interferencias y sin desbordarlo.
Volviendo al ancho de banda (BW), en la era digital, término que se utiliza para denominar los sistemas que convierten la información en niveles discretos de voltaje o bits (5V = 1, 0V = 0), el concepto de frecuencia como elemento de información desaparece, y el ancho de banda pasa a ser un indicador de la velocidad a la cual se pueden transmitir los bits (bits/seg) en la web; que para la información que cambia en todo momento (audio y video) lleva implícita la calidad.
El científico que determinó que 4 KHz era el ancho de banda mínimo necesario para que la voz pudiera ser transmitida y entendida por el receptor (criterio de Nyquist, en honor a su nombre) encontró también la equivalencia entre los dos sistemas (analógico-digital) que en el caso de los sistemas binarios, es dos veces el ancho de banda del analógico, y se mide en Kbps, o Mbps. Así mientras el ancho de banda para la voz analógica es de 4 KHz, el de la voz digitalizada de 8 Kbps.
El espectro electromagnético (frecuencias) es finito, y los gobiernos lo controlan para evitar interferencias, y lo comercializan otorgando concesiones de paquetes de frecuencias (BW) a los operadores que prestan servicios de telecomunicaciones.
Ahora bien, por ser el espectro electromagnético un recurso finito, y muy apetecido, tiene un alto costo expresado en pesos por unidad de ancho de banda ($/Mbps). Y aquí viene el meollo del asunto: los concesionarios quieren explotarlo al máximo, y los científicos e ingenieros están buscando a diario nuevas formas de optimizarlo. Es usual que los equipos de red disponibles, por ejemplo, sean configurables, dejando a discreción del operador el ancho de banda que asigna a cada grupo de usuarios. Si se tramitan más conversaciones sin aumentar el BW del canal, se daña la calidad de la voz hasta hacer imposible la comunicación: eso está sucediendo ya. Para compensar, es imperativo que los minutos del postpago sean acumulables y pagar sólo lo consumido.
Afortunadamente el Min TIC, tramita concesionar un paquete de frecuencias más altas del espectro, que permita mayores BW para la telefonía celular (4G), y más conversaciones simultáneas.

*Ing. Electrónico, MBA, pensionado Electricaribe

movilyances@gmail.com

  NOTICIAS RECOMENDADAS