Columna


Aprender

MIGUEL YANCES PEÑA

22 de febrero de 2021 12:00 AM

No sólo hay que aprender a no dejarse manipular con seducciones, promesas, verdades a medias o mentiras, amenazas o intimidación, entre otras. “Si te lo hiciera ver cada vez que me engañas, lo memoricé de una película, te perdería”. Por lo visto también es imperativo aprender a no ser franco: es la moda. Nadie se muestra tal cual es, de lo contrario, no prosperaría en ese obsesivo fin del hombre moderno del siglo 21, consistente en seducir, conquistar, hacerse querer de todos para sacar provecho, porque en este mundo de superficialidades es más fácil llegar al corazón que al cerebro de los demás.

Algo que era típicamente femenino, o de los habitantes de la capital del país, ha pasado poco a poco a ser, en la región Caribe, que son por idiosincrasia de naturaleza franca y sencilla, costumbre de las personas de mayor educación y elevado estrato socioeconómico, con tendencia a extenderse a la clase media y estratos y niveles de educación más bajos.

También está sucediendo que algunas de las personas que más reciben del Estado (educación gratuita hasta grado universitario, entre otros tantos beneficios, por ejemplo) se vuelven contra el mismo, y pasan a engrosar los partidos políticos de izquierda. Es como si quisieran seguir viviendo del Estado, y utilizaran lo aprendido de las dificultades de la vida y de la academia, para lograr un cargo público a como dé lugar. Y es más fácil destacarse en los partidos políticos minoritarios, de izquierda por ejemplo, con un discurso populista e incendiario que alimente el morbo ciudadano, que en los de centro.

ADÉNDUM 01

Siempre será más eficiente gravar la base de la pirámide, donde hay muchos, que el vértice, donde hay pocos. Una muestra: si se grava a un millón de personas con mil pesos cada uno, el recaudo será de mil millones; pero esos mismos mil millones entre, digamos 10 que están en el vértice, obligará a que cada cual aporte cien millones. Esta perogrullada aplica a muchísimas circunstancias de la vida, y espero sirva al alcalde para ser más asertivo en el manejo de los peajes del Corredor de Carga, y del futuro corredor industrial.

ADÉNDUM 02

Otro de los tantos caballitos de batalla contra el expresidente y exsenador Álvaro Uribe, el de los falsos positivos –que según publicación reciente del CD, existen desde 1988–, está nuevamente en boca de los petristas (solapadamente aliados con la guerrilla y el movimiento bolivariano), con motivo del próximo debate electoral. Los incentivos o estímulos, tanto naturales o intrínsecos, como los exógenos o externos, forman parte del actuar humano. Sin estímulos, no hay movimiento, ni siquiera orgánico. Todo en la vida es una cadena de estímulos (positivos y negativos). Lo condenable es sobrepasar límites morales, éticos o legales, y es responsabilidad del infractor, no del estímulo.

*Ing. Electrónico, MBA.

TEMAS