Columna


Arte por arroz

SALVATORE BASILE FERRARA

21 de julio de 2021 12:00 AM

Hace poco menos de un año yo escribía una columna anunciando una subasta de cuadros de autor para financiar nuestra Fundación Corazón Contento, donde la moneda corriente era sustituida por arroz, y me quejaba del estrés, aunque relataba que unos gerontólogos de cartel habían afirmado que a nosotros los viejos una cierta cantidad de estrés nos servía a mejorar nuestro estilo de vida y hasta a prolongarla. Yo decía que con el estrés que tenía entonces había podido vivir otros cien años, y claro como siempre un amigo metido me increpó: “Y cual estrés manejas tú, ¿tienes casa, mujer, hijos, nietos, vives en una de las ciudades más bellas del mundo... de qué estrés me estás hablando? ¿De qué te quejas?”. Te quisieras ver a ti presidiendo una Fundación que gestiona no uno ni dos sino tres comedores sociales, sirviendo hasta 700 almuerzos diarios, 3.500 semanales 14.000 al mes, a 100 gramos cada almuerzo son casi tonelada y media de arroz mensual. Este es mi estrés, el arroz, afortunadamente estamos esperando ayuda de Participación Ciudadana y de la Dirección de Riesgo del gran Fernando Abello, pero tú sabes, la burocracia es lenta especialmente cuando es transparente. Mi socio ‘el Indio’ Rodríguez y la gran Agripina, nuestra directora operativa, me aconsejan no estresarme, pero esto no es fácil con el arroz a 4.500 el kilo, y hay que conseguir los granos, las proteínas, los lácteos, la verdura y todo al pide. Cuando comenzamos todo fue más fácil. Los donantes se enamoraron del proyecto, pero cuando comenzamos a cocinar para los niños y los adultos de la tercera edad, nos dimos cuenta de la dificultad de volver a pedirle a Caracol otros 2.000 kilos de arroz, a mis amigos cachacos, que habían aportado buenas sumas, era difícil volver a pedirles a los cartageneros generosísimos donantes, pero tuvimos que explicarles que los niños comen todos los días, y Revivir de los Campanos, Nelson Mandela y Villa Hermosa dependen de nosotros para comer al menos una comida diaria. Entonces mi amigo Gustavo Sorzano me dio la idea de una subasta sui generis en la cual se van a vender cuadros donados por pintores amigos y no se va a manejar dinero sino arroz. Hay obras de Sorzano, Lersundy, Tessaroso, Nandi Hoyos, Christian Schrader, Cecilita Herrera, Jacqueline Char, Alicia Viteri, Rosario Heins, Ángela María García, Carlos Duque, José Antequera, Antonio Caballero, Gastón Betelli, Gustavo Vejarano, Paolo Buggiani, Paolina Padilla, Vicky Hoyos y otras que se van a juntar. Por ahora estamos organizando un catálogo virtual y con la ayuda de unos galeristas amigos vamos a establecer la mecánica de Arte por Arroz. Estén pendientes que esto llega y a todos les voy a caer.

fundacioncorazoncontento.org

TEMAS